13.4.10

sueñero

Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y la otra como farsa.
Cita re originial de Karl Marx. El 18 brumario de Luis Bonaparte, 1851-52.



Se acaba de (re)editar El Sueñero; la historieta completa del maestro Enrique Breccia, una de las pocas obras de arte de la cultura peronista.

Una muestra:




¡Se marean!

Pocas veces una reedición fue tan oportuna en terminos históricos: ¡los ghori-lhas
han vuelto!



En realidad nunca se fueron; lo que volvió fue el peronismo, manejala.

7 comentarios:

Carlos Tofla dijo...

Emo, la última frase es sublime...
Un abrazo.
Ct.

matilda dijo...

así es

andrés dijo...

con estos gorillaz está todo más que bien...

ácratha christie dijo...

gran banda loco, un gorilaje del que vale la pena ser fan sin pensarlo demasiado, nos hacían falta. ah y comprare esa revista desde ya, siempre hay que celebrar ese tipo de lecturas, ya que La Mano, la revista, dura menos que los directores técnicos del fútbol para todos.
saludos.

Anónimo dijo...

Lástima que el gran talento de Breccia (h. del Gran Breccia) ahora esté cooptado por el mismo gorilaje que combatía en su juventud. Mirar el último sueñero inconcluso de esta nueva Fierro y http://adanlucero.blogspot.com/ para deprimirse.

Toto.

Bob Row dijo...

El link aportado por Toto es impresionante y me gustaría poder leer aquí una respuesta reflexiva sobre lo que significa una cultura peronista a la luz de esto.

Y no me refiero a la mente enfermiza de E. Breccia, sino a la facilidad con la que son festejados sus productos en base al empleo de tres o cuatro símbolos culturales sin profundizar en los contenidos concretos. ¡Y presentados con una cita de Marx!

Emo: tal vez no lo sepas por cuestiones de edad, pero E.B. era un enfermo político (talentosísimo para el dibujo, eso sí) ya en la época de "El Sueñero".
En la campaña electoral del '89 se encargó de una serie de posters en los que el patilludo riojano era presentado como un héroe anti-imperialista que arrollaba a los gorilas, camino a la presidencia. Sus ilustraciones incluían siempre detalles antisemitas y de violencia sangrienta.
En fin, los dibujantes lo disculpan por su talento; los peronistas por su peronismo. A mi siempre me pareció repugnante y una buena muestra del cuidado que hay que tener antes de aceptar como compañero a cualquiera que enarbole tres consignas queridas pero demasiado generales. Para pensar. Un abrazo.

rodrigodamian dijo...

No puedo mas que agradecerte el haberme hecho conocer esta obra de arte. Después de leer tu post, lo compré y lo devoré, sin poder sacarle los ojos de encima.
¡Guarda con los Ghori-lhas!