30.4.08

cádiz se bebe el sol

En un carnaval, Cádiz de la chirigota, de manos que buscan el amor en gotas de mistela. Sobre las caderas de la noche marinera, al titilante brillo del vals del oleaje. En la ensenada azul donde mi amada espera, que amurada a la espuma, de gozo reverbera. Serena barca en la que rema mi reina. Reina de mares, de las finas dagas. Serena barca en la que reina mi amada, que brilla Cádiz de mimbre y damajuanas.

503538528_416239fc37_b - Share on Ovi

Hay lugares en el mundo, ciudades, excepcionales, que me gustaría visitar. Desde la inquietud me llaman la atención las ciudades más que los accidentes naturales -por llamarlos de alguna manera-; me interesa más lo que el hombre levantó de la nada que una isla all inclusive en el Pacífico. Y de estas, las grandes ciudades, los monstruos, son los que más me gustan. México DF se me hace fenomenal; San Pablo lo vi desde el aeropuerto y me paralicé; Nueva York es uno de los pocos lugares de Estados Unidos al que viajaría contento; Madrid me persuade; Reykiavik es el sitio en el que voy a vivir cuando aprenda a vivir –apropósito les recomiendo esta crónica sin desperdicio de la capital islandesa-.

No conozco casi ningún país, no viajé mucho. Si tuviese plata y tiempo, iría, sin dudar, a Cádiz.

Fue en un carnaval de ese Cádiz chico, azar de siemprevivas, espejo de alondras en sus cielos. Y patria, ese lugar donde el espíritu apacenta entre sueños engarzados en fenicias anclas, o pueblos marineros. O en un paisaje azul de pájaros y oteros. Serena barca en la que rema mi amada, reina de mares de las finas dagas. Serena barca en la que reina mi amada. Santa María, puerto de lindas damas.

402030677_e394d8544c_b - Share on Ovi

Las frases, cuándo no, son de una canción de Manolo García, que retrata con pulso de poeta algunas de estas ensoñaciones de Cadi, es decir, la ciudad “en pie” más antigua de occidente, quiero decir, lo más viejo que nos da el tiro de la historia que se mantiene latente. Se ubica al sur de España. Es una ciudad insular –un tómbolo- comunicada con un corredor de sedimentos, no con la península ibérica, sino, con otra ciudad, San Fernando, de la que Manolo también nos habla, pero que no me adentraré en esta oportunidad. Cádiz no sólo son las capas de sedimentos minerales que la conformaron sino, lo más interesante, sedimentos culturales de las más variadas y pujantes civilizaciones de la antigüedad. Hace 3.100 años el pueblo marinero y mercantil más famoso, el fenicio, hizo de Cádiz un sitio de paso y las anclas de sus barcos la engarzaron hacia posteridad. Más adelante los romanos tomarían el territorio, hasta la avanzada árabe, que cubriría la España toda.

2059722306_f5b7ce27f5_o - Share on Ovi

Pasaron fenicios, romanos y árabes. Y así las cosas mezquitas, catedrales, iglesias menores y un sueño de ultramar –entre el Atlántico y el Mediterráneo- convergieron en esta ciudad de fábula, mítica, famosa por sus carnavales, por sus pescados, por su variedad de pájaros, y por su latido cultural. Cádiz es una ciudad andaluza, y como tal, el flamenco y sus variaciones se encuentran representados en tierras gaditanas –originalmente, en latín, Cádiz era conocida como Gades-. Alegrías, tangos, tanguillos y bulerías, entre las macetas, silban en Cádiz.

Entre sus artistas contemporáneos más importantes se cuenta a la exquisita cantaora Niña Pastori. Alejandro Sanz, por su parte, fue criado por ahí, frente al continente negro, al sur del no tan sur. Juntos hicieron una semblanza fantástica de esta ciudad, Cádiz, en la que Alejandro demuestra que sería un músico de ligas mayores si se tomase en serio y en dónde la Niña se luce en ese decir melancólico tan suyo.

Se llama Cái, se las presento.

boomp3.com

Cái, por la madrugá
Cómo me huele a sal, mi Cái
Cái, que se despierta por la mañana
Me llena el cielo de gaditanas, Cái.

Cái, por la madrugá
Cómo me huele a sal, mi Cái
Cái, que se despierta por la mañana
Me llena el cielo de gaditanas

Las niñas bailan envueltas en lunas
Con sus vestidos bordaos de espuma
Ay, Cái

Cuándo podré regresá a encerrarme
Contigo en un patio
Dejar que el viento entre las macetas
Silbe por tangos

Por fin veré a mi gente
Por fin me veré
Cái del mentidero
Muero por él,
yo quiero volver

Cái, por la madrugá
Cómo me huele a sal, mi Cái

Y pa nosotros dos
Tengo a mi Cái, con perdón
Ay, de los que se preguntan
Qué es lo que tiene ese rincón,

Niña,
Cái se bebe el sol
Cái es la brisa marinera
Y que remienda tu corazón
Con la sonrisa más morena

Cái, cuando tú no estás
De qué me vale amar el mar, mi Cái
Cái, cuando anochece
Que tú te duermes, que yo te miro
Y a ti te pierde, ay Cái

Cái se bebe el sol
Cái es la brisa marinera
Y que remienda tu corazón
Con la sonrisa más morena

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Basta!!! Nunca puedo escuchar un puto tema de los que posteas!!!

¿Será que la tecnología me supera?
¿será esta empresa que no permite que la gente amplíe su espectro musical? ¿que será?

No lo sé, pero basta. Basta de engañarme con que lo voy a escuchar y no, asi no se puede.

Ah, y metete a Cadiz, a Manolo y a la niña envuelta en el totó!

Joder!
Marie

Anónimo dijo...

QUE GRANDE ROMAAAAAN!!!

Se me pasó la mufa jaja

natanael amenábar dijo...

ja ja comentario en tiempo real, aprovecho para putear al paraguayo Cáceres, Cáceres la puta que te parió. Listo, me lo meto en el totó junto con la Niña, Cádiz y Manolo. Mi culo es un pobladío.

ImagaZool dijo...

Tuve la dicha de estar en Cadiz, Sozinho. : )

Despues me hago un tiempo y te dedico alguna de las cronicas que te gustan.
Si queres, claro.

Lala Around (a.k.a. ImagaZool)

Cloe dijo...

Bueno, primero decir que yo he estado en San Fernando de Cádiz, uno porque me invitaron, dos porque era adolescente, tres porque me daba curiosidad sobre todo por mi canción favorita de Manolo, y cuatro porque en ese momento necesitaba una catársis.

Yo ya te dije, no me gusta el sur de España, yo soy de meseta, llana y ancha, de aires norteños de vez en cuando y nada más, odio el folklorismo español, los andaluces no me caen muy bien (aunq hay de todo claro), pero ese viaje, en ese año y con la persona que fui me cambió un poquito la vida, fue especial y por eso Cádiz es un poco especial para mi.

natanael amenábar dijo...

imagzool (?) vos llevaste la vida que a mi me hubiera gusta hacer! ja ja.

Bueno a la final, mirá, escribime la crónica, que es una forma ligera de viajar.

Sí, Cloe, ahora resulta que todo el mundo fue a Cádiz, me habías contado que no te llamaba la atención el sur, por eso viniste a vivir a la Argentina!

Qué lindo ir a San Fernando, un poquito a pie y otro caminando, súbeme al monte de las siete verdades, y bésame como tu sólo sabes. O cortate el pelo, o vamos a robar naranajas, en cuanto amenezcas nos jugamos un sencillo, y sigue.

Besos, Cái, con la mudrugá, como me huele a saaaaal.

Cloe dijo...

Nop, yo te dije que vine a la Argentina por otras razones...y que el sur no me gustaba, pero lo dije con conocimiento de causa porque he estado en el sur, no solo en Cádiz, de otra forma nunca podría haber dicho tal cosa.

Y nop nuevamente, en cuanto amanezca nos subimos a la parra, hacer el amor sobre el lucero del alba... (y me trae tantos recuerdos de todo tipo esto que me voy a la mierda).

Ploff.