2.6.09

Para Perfil, Kirchner es pedófilo (?)


Gracias a Il Corvino (¿gracias?) llegué a una nota de Edi Zunino de Perfil en la que el editorialista hace una insalvable relación entre Kirchner y la pedofilia.

La palabra pedofilia, hoy tan de moda gracias a las sospechas judicales contra el Padre Grassi y el psicoanalista Jorge Corsi, es una deformación afranchutada de paidofilia: en francés, el diptongo “ai” se pronuncia “e”. Y es, además, una demostración palpable de la distancia que puede separar a las palabras de los actos.

Se trata de un término de raíces griegas, resultante de la conjunción de “paidíon” (niño) y “filia” (amistad, afecto, amor, benevolencia) y que, según dicha etimología, deberíamos utilizar para elogiar en pocas letras a quienes aman a los niños. Sin embargo, la extraña evolución de la raza humana quiso que hoy sirva para condenar a quienes buscan algún beneficio non sancto de ellos.

La culpa de semejante sacrilegio lingüístico la tuvieron otros dos capos de los secretos de la mente: el alemán Richard von Krafft-Ebing (1840-1902) y el británico Havelock Ellis, quienes bucearon en las oscuridades de la “paedophilia erotica”, formulación que con los años fue perdiendo el adjetivo hasta que toda la palabra cambió de sentido.

Si la psicología no hubiera influido tanto en la medicina forense y en nuestro lenguaje cotidiano (al punto de que la Real Academia explique ese vocablo sólo como la “atracción erótica o sexual que una persona adulta siente hacia niños o adolescentes”) toda esta larga introducción hubiera carecido de sentido. Y podíamos haber empezado a conversar mucho más temprano de lo que une al estilo de Néstor Kirchner en su campaña electoral con el de Marcelo Tinelli en Bailando Kids, en el mismo tono coloquial con que ya hablamos de aquello que los divide circunstancialmente, a propósito de Gran Cuñado. Hablábamos de paidofilia mediática y de paidofilia política... y chau picho. Porque el uno y el otro (ayer amigazos, hoy distanciados) vienen dedicando sus últimas semanas a conquistar audiencias y votos gracias a la imagen de inocentes chiquilines.

Leer más

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué lástima que cuando un tipo define la pedofilia con muchísimo más tino que cualquiera de las exaltadas escribas de Las 12 (es desear, no necesariamente abusar) lo haga para darle un palo gratuito y retorcido a Kirchner.

Hoy firmo anónimo, por las dudas

Fernandoc dijo...

Uy, gracias Edi por la clase de lengua. ¿Por qué no te dedicás a eso? Te sale mucho mejor que el análisis político. Y ni que hablar del mediático: la última medición de Bailando Kids midió 14.9, el peor rating de Tinelli en más de tres años... Un periodista muy informado, se nota.

La niña santa dijo...

Chau picho!