20.3.09

las máximas de un hombre, cualquiera

Añadir imagen

Por culpa del Escriba recalé en uno de los 50 mejores blogs del país, el de Alejandro Rozitchner, amigo de Macri, Pergolini y Spinetta, empleado de Macri y ex empleado de Pergolini y amigo de Spinetta.

La cosa es que el tipo me pone de malhumor, entonces hace mil años luz –y aire- que no paso por su 100 volando aduciendo motivos terapéuticos, sana decisión empresarial de mi mismo.

Más allá de su zoncera vertical me conmovió la sarta de eslóganes que acompañan al nombre del blog, veamos:

De a una.

Comencemos por decir que alguien que para autohalagarse plantea este conjunto de ideas fuerza, cuanto menos, es un pavo, con el perdón del prelavado insulto maternal.

Buscar lo nuevo. Buscar lo nuevo como Telerman en sus máximas en infinitivo al estilo de Cuidar lo público. De qué habla. No significa nada y además sobredimensiona lo nuevo como mejor cuando está probado que lo viejo es mejor por eso de que todo tiempo pasado lo fue.

Entender los cambios culturales. A la pucha. No estaría mal sino fuera que si hay algo que es pariente lejano de Alejandro es el entendimiento del otro. Rozitchner hizo su carrera elevando los graves para comunicar su desacuerdo. Los cambios culturales vendrían a ser lo nuevo, que hay que buscar. Pero no necesariamente los cambios culturales son novedosos. En esos casos no habría que entenderlos. Porque no se plantea entender las continuidades culturales.

Poner pensamiento donde solemos poner crítica y temor. Pero por favor señores legisladores, compañeros poetas, aprendices de brujo, tenemos que hacer algo con este muchacho que organiza grupos de autoayuda para funcionarios macristas heridos por el desafectación de la ciudadanía, que no entiende la angustia que provoca mandar a comprar un tuneladora a Canadá. Pensamiento como negación de la crítica, que es lo único que hace, Rozitchner, criticar, además de buscar lo nuevo. ¿Temor? ¿De qué está hablando el filósofo más trucho que dio el postsocratismo?

Gustar del cambio. Otra vez. ¿Gustar del cambio? ¿Te parece Ale tirar esa así nomás? Porque a mi no me parece, a mi me parece que tenés que replantearte algunos temitas. No podés apoyar la pena de muerte sólo porque es un cambio, lo nuevo, y que por eso te tiene que gustar. Sólo por poner pensamiento donde hay temor. Si hay temor hay que poner pensamiento, no su negación.

Mirar posibilidades. Tre-men-do. Ay ay ay. Mirar posibilidades pasar. Echarse a mirar a los chicos de Kapanga ver un auto detenido que es Fito Páez al costado del camino. ¡Sedicioso! ¡Revolucionario! ¡Heterodoxo! ¡Insumiso! No veía una consigna tan desestructurante desde la Primavera de Praga. Me distraje porque pasó una posibilidad y me la quedé mirando, y pasó. Y obviamente no llegue a tomarla, porque sólo era cuestión de mirarla, que no es lo mismo que ver, como posibilidad, que no es lo mismo que Crisis, como dicen los chinos, que están equivocados, porque son lo viejo.

Flexibilizar la comprensión. Flexibilizar la comprensión es filológicamente la negación de la comprensión. Podría haber puesto “comprender”, y listo. Pero no. Usás un lenguaje absoluto neoliberal y tratás de resignificar la flexibilización como algo bueno, como una charla en el museo Renault una tarde soleada de otoño. La flexibilización de la comprensión se puede analizar muy bien en esta frase de tu autoría, miremos: no creo para nada que todos los políticos sean iguales. Macri no es como los K, Carrió tampoco, hay muchos que son honestos y que tienen distintos planteos. Esta gente es horrible. Además de seguir pifiándola en la adjetivación, ponés en funcionamiento la verdadera flexibilización de comprender. Esto es: entender hasta lo inentendible de Carrió y Macri y no entender nada de la vida, y tampoco a los Kirchner.

Por último, desplegar pensamiento. Basta. Me cansó. Se merece que le toque el timbre del portero eléctrico el chico delivey de la pizza y le pregunte ‘usted pidió una grande de jamón y morrones’ y cuando responda ‘sí’ y baje, el chico se esconda y espere que vuelva a subir para volver a repetir el procedimiento. Unas 10 veces.

12 comentarios:

Verboamérica dijo...

Que detalle descubriste... no se puede terminar de leer ese banner sin reirse.

MP dijo...

Te olvidaste de decir que fue un tiempo gurú de Grondona y de Ari Paluch. Típico charlatán útil para elevar los espítirus de las señoras de los countrys. Un piola, porque con ese curro de decir tres sandeces con cara de orto se llena de guita.

Anónimo dijo...

Por el nivel de pelotudez me parece que anda buscando algún curro como asesor de RRHH en alguna transnacional.

guille dijo...

Nata ,si me haces la pierna ,tengo los repartidores ocupados ,yo te doy la pizza ,se lo merece.
Saludos.

Anónimo dijo...

Sos injusto Nata hay que desplegar semejantes pensamientos, además de este muchacho hay 99 más que andan volando? guarda con el bobero!
Bueno después de todo te da letra y hacemos la diferencia, golpee fuerte que ud. sabe, excelente post.ADB.

Gonzalo Agustin Sueiro dijo...

Como diria maradona : Alejandro Rozitchner LE TOMA LA LECHE AL GATO!

termine! jajaja

(aguante Roman!)
(aguante Roman!)
(aguante Roman!)

LeoAbsurdo dijo...

En serio es filósofo?

Protervo dijo...

cuando sea grande quiero ser como rozitchner

Carlos Tofla dijo...

Nata, tu "por qué no se plantea entender las continuidades culturales" es de lo mejor que leí en mucho tiempo...
Hay quienes dicen que la Historia es la ciencia que estudia el cambio y el movimiento de las sociedades... yo le agregaría que sin estudiar las continuidades se quedan con menos de la mitad del asunto...
Un abrazo.
Ct.

Tomás dijo...

Ojalá que alguna de las cien cosas que estén volando, caigan rápidamente sobre la cabeza del filósofo a los fines de desestructurar semejante sarta de gansadas.

Ajenjo dijo...

Al mejor estilo macrista, Rozitchner es un pelotudo que nadie sabe para que sirve pero cuesta una pelota de guita.

Denle una escoba y mandenlo a barrer la vereda.

escriba dijo...

Che, perdón eh. Fue sin querer.
Saludos !