22.8.08

Odio a Carlos Bianchi

Odio a Carlos Bianchi. No puedo evitar pensar que sin él la existencia de Mauricio Macri en el plano porteño, y nacional, sería un proyecto, o un error, o una apuesta a futuro, todavía. Y no puedo odiarlo a Carlos porque fue –junto con Maradona y El Patrón Bermúdez- el único tipo que se le opuso, que lo desairó, y en público, y en vivo, y en directo, aquella vez que Bianchi anunció que se iba de Boca, y se fue de boca cuando Macri se le sentó al lado y le pidió al único y verdadero Gran DT que le explique a los hinchas del xeneize el porqué de su alejamiento del club en un momento tan exitoso: y Bianchi le pidió que se vaya, que no se meta, y que lo deje dar su conferencia de prensa en paz y solito. Y como Macri insistió en plan vocero del pueblo (boquense) quiere saber, Carlitos tapó con una mano el micrófono, con la otra se apoyó en la mesa y salió por la puerta grande del club para volver nuevamente años después a ganarse todo, de vuelta.

Amo a Carlos Bianchi. Porque a nivel individual fue la personalidad que más le dio al Club Atlético Boca Juniors desde su creación hasta esta tarde, más de una centuria de vida, um século mais dois o tres añitos. Y el Virrey si que nos ha dado alegrías, agarró un equipo flojo de gloria y lo llevó tres veces a Japón, de las cuales dos se volvió victorioso. Y porque es un señor, porque es muy querido por todo el mundo, menos por los centros concentrados del poder, sea esto Boca Juniors o la AFA mismísima.

Nací en Lugano y en Lugano hay muchos hinchas de Vélez. Vélez es un club de clase media gorila. Es el único club del país –River puede ser otro- en el que no se admite la presencia de simbologías peronistas. Los hinchas de Vélez son en su mayoría de case media, y la mayoría de estos, de clase media acomodada, en barrios donde la clase media acomodada escasea como monedas de diez centavos cuando uno la necesita para redondear el boleto de colectivo. En fin, Vélez es un club de gente que se cree mejor que el resto y que se cree en condiciones de putear más que ningún otro equipo –River puede ser otro- y que, además, tiene las mejores instalaciones, cochera, familia, y hasta le hicieron la cancha los milicos. Pero de todas maneras en alguna época le guardaba cierto afecto al Fortín, explicado esto en que dos amigos de los cercanos era muy fanas, más unos tíos y además que mi vieja alguna vez hizo deporte en su campus –creo que vóley-.

Por eso fue que ni bien Vélez pasó la fase de grupos en aquella recordada Copa Libertadores de América del 94 me sumé al grupo de amigos fanáticos del velezano y me vi en la popular tanto los cuartos contra un Minerven venezolano, como la final, frente al Sao Paulo brasileño que el turquito Asad definió debajo mío con un tiro cruzado que hizo alegrar a muchos más hinchas que los propios. Ese día en el Amalfitani había casi los mismos hinchas de otros clubes que de Vélez. Me volví contento a casa, aún faltaba la revancha en tierras paulistas. Después el equipo de Bianchi en un partido súper duro perdió pero ganó a los penales. Ese Vélez es uno de esos equipos que salen de memoria –y que la memoria recuerda con los años sin fisuras-: Chilavert; Almandoz, Trotta, Sotomayor, Cardozo; Basualdo, Gómez, Bassedas; Pompei; Asad y Flores. Con ese equipo nació un monstruo, el Virrey de Liniers, que luego trasladó su suerte a tierras niponas cuando con un penal de Trotta y una media vuelta tremebunda del turquito Asad, que dieron al equipo porteño su primera Copa Intercontinental frente, nada menos, que el poderoso Milan de Fabio Capello.

Después la historia es más conocida, porque es más reciente, y porque se hizo en un club más popular, pero lo cierto es que el gran mérito de Carlos Bianchi siempre fue la motivación. El ejemplo de Vélez es definitivo, ningún jugador que salió de ahí –salvo Chila- llegó a nada importante, nunca, jamás. En Boca salió campeón de todo con tipos como Traverso, Serna, Matellán, Calvo, Pérez, Marchant. Con Bianchi un tipo llamado Moreno hizo 5 goles en un mismo partido. Bianchi de alguna manera hizo de Palermo, Riquelme, Ibarra, Battaglia, lo que hoy son.

Bianchi con su estilo clásico, 4-3-1-2, con los jugadores acomodados en su puesto, infligiéndole lo que esperaba de cada uno sin complicar nada, logró lo que ningún otro tipo logró en el fútbol local. 3 intercontinentales, con dos equipos. 4 libertadores, alguna copita americana más y más de media docena de campeonatos locales. En un tiempo récord. Sólo dirigió en total en el fútbol argentino 6, 7 años. Todo esto se empaña por un par de fracasos europeos tanto en la Roma como en el Atlético de Madrid.

Sin embargo no le perdono que gracias a él parte de la población entienda que Mauricio Macri hizo una buena gestión en Boca Juniors, cuando en realidad el que hizo la buena gestión fue él, y es él quien debería haberse presentado a Jefe de Gobierno.

Por eso no puedo perdonarte estimado Carlos, y por eso te odio tanto, pero tanto, que si un día me cruzo con vos me voy a morder los labios para no darte un buen beso de agradecimiento colgado de tu cogote como un osito.

12 comentarios:

Javier dijo...

Natanael muy bueno el post, pero por mas que no nos guste Mauricio hay quen darle la derecha en algunas cosas.
El que lo trajo a Bianchi fué él, fué una patriada suya, cuando todas las fichas estaban puestas en Passarella, Basile, o Brindisi.
También me acuerdo que en la campaña, allá por el 95 decía que quería que Boca sea como el Ajax (en esa época el Ajax se comía a los chicos crudos, incluso vinieron a la Bombonera a jugar un amistoso). Yo me acurdo que me cagaba de la risa de esa promesa, era la época en que venía cualquier equipo de morondanga y nos tenía cortando clavos durante 90 minutos. Y de repente cumplió su promesa... Boca pasó a ser una potencia mundial.
La prueba de que no fue sólo obra de Carlitos está en que despuñés de él se siguieron ganando cosas.
Mauricio será lo que será, pero al Cesar lo que es del Cesar... si bien no es el único responssable del presente y pasado inmediato de Boca, no se puede negar que él fué un pilar importante.
Abrazo!

La niña santa dijo...

Yo lo veo así: Macri tiene la plata, Bianchi tiene el know how pero los verdaderos talentosos son los jugadores.

Ah! Y una cosa es ser "responsable" de un equipo de fútbol y otra muy distinta serlo de una ciudad. Por más elitistas que sean los porteños.

nanolefou dijo...

Bueno: Acordémonos de aquel Superboca de Bilardo, contratado por Macri, que contaba con rutilantes incorporaciones como Rambert, Pompei, Lorenzo, etc y que nos hizo pasar mas de un papelón. Y después la llegada del Bambino, con el Cabaret de Latorre y las locuras del Diez.
Digo: el hombre no la tenía atada, no sabía muy bien que mierda hacer(salvo remodelar la bombonera, que se estrenó conun 0-6 contra gimnasia, con un partidazo del Beto Márcico, echado por Macri del "superboca"), hasta que llegó Bianchi y lo salvó.

Ahora en la ciudad capaz que le pasa lo mismo: mientras tapan baches y cortan ramas (19.371 árboles podados, todo un éxito en la gestión), tal vez esperan algún Bianchi que los levante en las posibilidades nacionales. Quien sabe, tal vez le hagan la gauchada...

Victor dijo...

Muy bueno lo de tu blog!

Por lo que leí, tal vez te guste http://impactoinmediato.blogspot.com/ el blog de un amigo que escribe poesía. Para mí que tiene mucho talento, lástima que nadie entra a su blog.

El tuyo está excelente, me encanta. Nos vemos.

Francisco.

Caribe dijo...

muy bueno el post.Como buen nacido de Floresta casi me hago hincha de Velez, pero no, All Boys pudo mas con su humildad proto peronista. Eso si, no pude resistir elencanto de su administracion pulcra y sus minitas , asi q un dia, encontre una promocion y me asocie.
Su hinchada es de una conchetez que espanta.Nunca me sedujeron.
Me parecio raro q un capo como CB haya salido de ahi.
un abrazo!

eduardo dijo...

soy reperuca e hincha de River,durante la dictadura los ex borrachos..puteaban a los milicos como nadie....Tu post derrama lógica,pero no generalices....hoy en la ciudad y en Boca relucen caras del régimen genocida....

Juan Carlos dijo...

Eduardo tiene razón che, la paltea del Millo es lo peor que hay pero en la Popu (además de fierros) hay pueblo.

Cantábamos mucho "se va a acabar" por el 81, 82 y mi viejo a su vez cantaba la Marchita durante la proscripción en esa misma tribuna.

QUe bueno séría volver a ser peronista después de tantos años....

EDUARDO dijo...

che milico qué nervioso se te ve por que vuelve JP!...esto en 1982...luego del asesinato de Dalmiro en Plaza de mayo.....
También junto a la gloriosa hinchada de Chicago en cancha de vÉlez(partido de selección) ...durante Malvinas...:Galtieri gorilón,Malvinas argentinas pero el pueblo es de Perón....
No sólo la hinchada DE RIVER ,TODAS, DURANTE LA DICTADURA, HABLARON COMO HABLA EL PUEBLO CUANDO DESPIERTA....
GRACIAS ,COMPAÑEROS....

Juan Carlos dijo...

Y el famoso Malvinas SI, Proceso NO con el que íbamos a las plazas de la dictadura genocida.

Otros que me acuerdo ahora:

"ya van a ver, vamos a volver,todos unidos como en el 73"

" no habrá amnistía, no habrá perdón, van a ir toditos derechito al paredón"

Horacio dijo...

brillante descripción de la hinchada de velez

yo, que llevo casi 30 años en esa tribuna (y sí, hasta los 9 fui bostero), opino lo mismo, pero no me sale escribirlo tan bien... de todos modos, cuando decís la hinchada de vélez y la de river, agregaría también a la de independiente

Horacio Gris dijo...

Excelente post! me gusta que todo pendule del amor al odio.

saludos

www.portaldelperiodista.blogspot.com dijo...

Fenomenal el blog! Juan Pablo Peralta www.portaldelperiodista.blogspot.com