15.2.08

probabilidad de chapuceros

“Qué calor insoportable”, dirá uno. Horas más tarde se quejará, “cuándo va a parar de llover”. Y al otro día, a lo mejor, aventure un “es una locura: ¡5 grados en verano!”.

Puedo sospechar que haya personas con una vida interior tan árida que necesite traducir su realidad en una impetuosa necesidad de hablar del clima; puedo. Lo que no puedo entender que no le guste nada. Sin siquiera quererlo todos debieran tener una escala de preferencias climáticas: hay quien gustará de los días estivales; quien se alegrará de la posibilidad de una lluvia; quien preferiría vivir en Dinamarca. Pero hay una elección allí. Yo soy partidario del frío y la lluvia. Siempre que empieza a llover me alegro. Cuando las nubes cubren todo de gris me pongo contento. Cuando me levanto y está fresquito me pongo exultante. Cuando me puedo poner un saco, jubiloso, me siento. Pero el calor lo tengo que soportar, vivo en una ciudad que sé que al menos 2 meses por año supera los 30 grados con una humedad del 100 por ciento, hay que aceptarlo o mudarse. Punto.

Supongo que la avanzada de estos humores populares tiene su correlato en los canales de noticias y los noticieros. El 30 por ciento de la información que proporciona TN tiene que ver con el clima. En mi opinión, es exagerado. Pero parece ser que no lo es para la audiencia. Supe estudiar periodismo hace unos años y un profesor que es columnista deportivo de un noticiero muy visto de una canal líder confesó que tres de cada cuatro mails que llegan al programa son para el tipo que habla del tiempo. La gente ama al tipo que da el tiempo. [Una amiga me contó que en Estados Unidos el tipo que se encarga del clima en un canal de noticias tiene mucho poder: es influyente y poderoso.]

La obsesión del ser humano con el pronóstico del tiempo tiene lógica en Estados Unidos o Dinamarca. Pero en la Argentina el Servicio Meteorológico Nacional es la dependencia del Estado que peor funciona. Es menos eficiente que la Bonaerense. El SMN es menos creíble que un pastor brasileño. Apollonia me contó una vez que en su facultad hay un departamento de climatología, o con otro nombre, que posee una tecnología no muy desarrollada, que mide el tiempo con más precisión que el SMN, que aún hoy está en manos de las Fuerzas Armadas, tenía que decirlo.

Ahora bien, conociendo la capacidad infinita de equivocaciones del sistema, cómo es que alguien todavía cree que un lunes puede saber el clima de un viernes en nuestro país. Te avisan un martes que el sábado por la tarde hay posibilidad de precipitaciones, pero ese mismo día a las 19 va granizar, y no lo saben. El día de la nevada mortal no hubo un solo tipo que lo anticipara. Salvo, Juan. Sin ser un hombre experto sobre cuetiones de la naturaleza miro el vitral detrás de Marcelo Bonelli y me doy cuenta que lo que están pronosticando no se dará así. No voy a decir que siempre le pego, pero me va a mejor que a ellos.

Por último voy a hablar de Mauricio Saldívar, de él quería hablar. Sí, de vos, Saldívar. Sí, no te escondas. El tipo que da “la información precisa sobre el prónóstico meteorológico del día”, tal su edulcorado currículum. Ese señor tiene pautadas varias salidas en Arriba Argentinos porque -como dije antes (era él)- es amado por amas de casa y niños de toda índole sin importar las clases sociales. Entonces no se conforma con la sensación térmica y el pronóstico extendido. No. Además tiene que generar nuevas salidas innecesarias. Así termina dando datos inútiles, por ejemplo, se está jugando Wimbledon y el tipo tira los hectopascales del Reino Unido. ¡Saldívar!

Pero lo más increíble es “esa” sección a su cargo, “la recomendación de cómo salir vestido de casa para que el tiempo no lo encuentre desprevenido”. Los primeros días Saldívar proponía camisa y suéter, "porque va a refrescar". Bien. Otro, un saco de lino, porque va a estar fresquito pero no va a hacer calor. Bueno, pasa, puede andar. Pero a medida que iban sucediendo las emisiones el climatólogo fue complejizando los consejos. Por alguna perversión no asumida se impide repetir prenda. Es decir, el tipo no te recomienda una musculosa dos días seguidos, porque tiene miedo de ser poco original, o vaya uno a saber. Entonces pasa lo que pasa, que el tipo aconseja como si: 1) tuviéramos un guardarropa infinito; y, 2) como si no tuviéramos género. Recuerdo al tipo decir que tenemos que salir con un pulóver de hilo y un bolso para guardarlo cuando salga el sol. O que salgamos con un solero. O que nos pongamos un equipo de gimnasia. O que nos pongamos un poncho. O un gamulán. O un ambo pastel. O una pollera de bambula. O una remera con sandalias al tono.

Se lo digo bien, ¡Basta Señor Saldívar!

8 comentarios:

Gaxton dijo...

Asumo que muchas veces la gente me mira raro si al comentario de "qué día horrible!" le respondo "por suerte va a llover!", y que de mudarme lo haría a la patagonia o en su defecto a finlandia. En cuanto al caso de mauricio saldívar, parece que no tiene retorno (¡qué bueno es levantarse y ver el rostro de Débora Pérez Volpin!)

La Momia dijo...

A mi hermano y a mi tb nos sorprende que el clima sea una noticia y no un comentario.
A mi me molesta el calor excesivo y lo digo, tb me pongo felíz si llueve.
Acá en MDP la gente ama a Pedro Mazza, es más su sección se llama "Mazza, el Sr del tiempo", viejos y jóvenes lo aman y parece ser bondadoso por su gran apariencia de papa.

nolugareña dijo...

A mi Saldivar me divierte mucho.

Si hubiera ido conmigo al colegio le hubiera pegado cartelitos en la espalda con inscripciones del tipo: "pegame". Pero de onda. Por ser un border asumido y orgulloso de su Freakez.

Me parece que es una bisagra en el estilo noticioso que se está encaminando lenta y saldivarmente a la informalidad. Brindo por ello!

nolugareña dijo...

no nos olvidemos de los pronósticos extrangeros y sus CHUBASCOS!

wallyzz dijo...

En el unico lugar que amo el calor y el sol "Insoportable" es en la arena sobre mi reposera playera...

Despues AMO la lluvia torrencial y el frio, acuerdense que en el Bajode S.I. se inunda y la solidaridad aflora entre los vecinos...

Amo desempolvar mi Kayacs

seb@s dijo...

natanael, te dejo sobre mi nombre el nuevo link de Me Pierdo...

slds!

seb@s dijo...

no se si se vió...va anotado acá:

mepierdo.com.ar

Apollonia dijo...

En honor a la variedad, diré que adoro la lluvia, y que me encanta el verano y odio el frío.

Te olvidaste de hablar de Confesore, que tiene un apellido casi bìblico. Mi madre es partidaria a muerte de Confesore, a tal punto que suele decir 'Ah, ¿pero dónde escuchaste ese pronóstico? Porque Confesore dijo otra cosa'.

A mí, personalmente, me enerva cualquier comentario respecto al clima. En este último tiempo tengo una actitud beligerante, onda 'Y claro que hace calor, estamos en verano ¿qué esperaba?'

La puta que los parió a todos.

Y con respecto a lo del SMN: antes de la dictadura militar pertenecía, como corresponde, a climatólogos civiles. Luego pasó a la égida militar y ahí permanece, con el consabido deterioro en calidad científica (ya no está manejado por licenciados en ciencias de la atmósfera) y con cientos de aparatos que miden la lluvia, por ejemplo,'desaparecidos' por el mismo personal que maneja el SMN.
En mi facultad dicen que se los llevaban 'de recuerdo'.

Yo digo que los desaparecían, porque me parece bastante más conceptual...