31.5.10

Periodismo sin demagogia

En la mayoría de las redacciones de los diarios de todo el mundo se está librando una gran batalla cultural. La producción periodística de contenidos para distintas plataformas –papel, Web, telefonía móvil, iphone– implica un esfuerzo de adaptación y una toma de conciencia de los nuevos modos de organización, rutinas y participación que nítidamente modifican radicalmente las fórmulas y paradigmas del periodismo tradicional, aunque no anulan sus atributos centrales.

El relanzamiento de Clarín.com es una apuesta a esta nueva realidad, con el uso pleno de las nuevas herramientas tecnológicas disponibles y de las innovaciones que se incorporan diariamente. Cerca de un millón doscientos mil usuarios entran todos los días a Clarín.com o a algunos de sus otros sitios vinculados, en busca de información, entretenimiento o vinculación desde las redes sociales, el poderosísimo fenómeno que hoy sacude a la Red.

Desde fines de 2008, la redacción de Clarín está en un proceso de integración con la Web. Los cambios culturales no son automáticos y la inercia de años de trabajo y de una organización determinada sólo se puede vencer con nuevas fórmulas, capacitación continua y la conciencia de que no hay marcha atrás posible en esta historia. El nuevo sitio es una marca en ese camino porque supera y amplía la oferta para nuestros lectores y, a la vez, nos permite operar en esta dinámica con mayor agilidad y eficiencia.

El periodismo está cambiando rápidamente y eso es una realidad que ni los necios pueden negar. La obligación de los periodistas es capacitarse para participar de esta revolución apasionante sin abandonar, por modas súbitas o tentaciones demagógicas, los atributos necesarios para que nuestro trabajo mantenga su calidad y credibilidad, condiciones básicas de esta profesión.

Ricardo Kirschbaum - editor general de Clarín

3 comentarios:

Martín (Latino) dijo...

Es que mas allá de que son unos hdp, algo de lo que dice Kirschbaum es verdad: el periodismo debe adaptarse a las nuevas formas y esos cambios pueden tomar mucho tiempo. El cambio de cara de Clarín es medio estúpido, de hecho la página es mas lenta que antes todavía. Pero, y ese es el dato me parece, aparecen por ahí Twitter y Facebook. ¿Cuanto van a durar Twitter y Facebook hasta que aparezca otra forma mas exitosa? No se sabe, pero se dan cuenta cada vez mas de que no pueden prescindir de la 2.0. No deja de ser un paso, sea quien sea que reciba las puteadas... quienes supieron verla antes fueron los Haddad-boys de C5N, que creo que es un fenómeno exitoso dentro del formato periodístico o de noticias.
Ahora, que Kirschbaum deje de mentir: los 1,2 millones de usuarios que dice que tiene el diario on line (lo dudo), son en mas de un 50% lectores de Olé.
Saludos.

matilda dijo...

calidad y credibilidad
...
mjm

Columna Norte dijo...

Es bueno que se adapten al formato digital pensando que como dueños de Papel Prensa les queda poco jejejeje