1.12.09

De prólogos y plazas públicas

Ya me estoy poniendo más o menos al día con los currículums, pero me olvidé de uno, el querido Rabino Bergman, que vaya uno a saber por qué se me entreveró, así que ahí va.

Y ya saben: no es lo mismo que postee esta columna que que esta columna sea un poste.

Una noche de mayo al aire libre, en la intersección de Libertad y Córdoba, sobre la plaza que tiene el Monumento Natural al Árbol, sin querer me topé a Bernardo Nesutadt presentando su libro “Escribir sobre el agua”, a poco de morir. El auditorio no superaba las 100 personas. Entre ellos estaba Miguel Ángel Broda y Rolando Hanglin. A la derecha del periodista se encontraba el rabino Sergio Bergman, al que ya tenía visto. Frente al improvisado escenario estaba y está la sinagoga que el religioso aún preside. No sabía en ese entonces que también prologaba el libro del crepuscular escriba de la derecha.


Otro premio Konex, Bergman presentó el libro “Argentina Ciudadana” el año pasado prologado por Jorge Bergoglio, como una cadena de encabezados que en un futuro cercano explicará algo que ahora mismo se nos escapa por la proximidad, como un experimento de seis grados de separación entre prólogos, que deparará en la biografía final de Kavin Bacon, obviamente.


Ese mismo Bergman, joya nunca Ingrid, se atrevió junto al entonces vocero del arzobispado porteño Guillermo Marcó, ayer nomás, a trocar la palabra Libertad por Seguridad en la plaza pública por antonomasia, frente de la Catedral.


Exégeta de la responsabilidad ciudadana, que no ejercita porque nunca se postuló a nada, Bergman supo hacer de si mismo una voz autorizada para hablar de todos los temas, rodeado siempre de lo más rancio de la sociedad civil o, toda vez, dando conferencias con políticos de la oposición.


De retórica atractiva y confusa Bergman puede hilvanar cual actor publicitario un collar de eslóganes estudiados no sin esfuerzo y sentido del impacto. Ataviados podemos sentarnos frente a la tevé, sintonizar (?) Hora Clave cualquier domingo y disponernos a dejar que nos atraviesen sus vacías y floridas palabras, de oreja a oreja. Al punto que cualquiera, a solo fin de no pasar por ignorante, cierra la alocución del invitado en cuestión, Bergman, con el consabido “no sé qué más agregar, lo admiro tanto”.


Apenas arrimado a la arena pública, todavía es objeto de análisis de acuerdo a sus alcances: qué puede llegar a representar Bergman en un futuro. No ha influido mucho hasta ahora a pesar de las horas y horas de rodaje mediático. Veremos entonces cuántos prólogos y plazas restan para que empiece a ganar su batalla cultural, si es que lo logra; embestida en la que combate sin ejército visible pero en la primera línea de fuego, nobleza obliga.

5 comentarios:

Andrés - RED DE UTOPIAS dijo...

Sus slongans son deplorables porque tiene pretenciones de ser un tipo serio, si fuera publicista le iría mucho mejor.

Me quedo con el bergman de centro izquieda de 6-7-8.

omar dijo...

Comapñero espero afanosamente la necrológica, perdón, el c. mortae de Marcos Aguinis, entre tanto un dato para las conferencias a las que asiste http://www.lalibertadora.org/paginas/catedra-afirmlibert.html

lourdes dijo...

desde que comence a verlo en los medios notaba esa "teatralización" en sus palabras, las frases hechas, como una leccion de un alumno de la primaria.. al parecer no era la unica..

comenzemos a mirarlo, porque seguramente este publicista frustrado va a tener sponsor muy pronto.

Sofilit dijo...

Miércoles 2 de diciembre CORTAMOS RIESTRA Y CENTENERA A LAS 19 HORAS


En el Bajo Flores pasan otras cosas

Javier fue injustamente detenido. Acusado de un delito que no cometió. Lo metieron preso porque necesitaban encontrar un culpable rápido y no les importó averiguar siquiera si había estado en el lugar del hecho.

Incluso hay testigos que pueden asegurar que Javier estaba en otro lado cuando ocurrió el asalto.

Hay una clara maniobra alimentada por los medios de comunicación de criminalizar la pobreza: intentan hacer creer que porque somos pobres somos chorros y no es así.

En el Bajo Flores vive gente que se gana la vida changueando, laburando, buscando salir adelante. Hay gente solidaria y comprometida.

Desde los medios de comunicación vienen armando una gran película que habla de jóvenes asesinos, de pibes chorros, y de zonas – como la del Bajo Flores – que las pintan de peligrosas e impenetrables.

Es así que después algunos gritan a viva voz – como lo hizo un señor que estaba en la otra marcha – “Que a esos villeros hay que matarlos a todos”, y estigmatizan nuestro barrio y a quienes vivimos acá.

Pero quienes estamos hoy acá no dejamos de pedir justicia por Sandra, la señora asesinada, pero también pedimos justicia por Javier. Porque Javier, como dijimos, es inocente. Por eso exigimos su inmediata libertad.

También planteamos que se deje de poner a todos los pibes como chorros y asesinos, porque los pibes no nacen chorros. Para terminar con la inseguridad es necesario que haya trabajo digno, salud y educación para todos y todas.

Javier es una víctima, es víctima de un sistema que necesitó encontrar un culpable rápido.

En el Bajo Flores pasan otras cosas: crece la solidaridad entre los vecinos y vecinas y exigimos la inmediata libertad de Javier. ¡Javier es inocente!



Vecinos del Bajo Flores

contacto: EMEM 3 DE 19 TEL 4919-0677
Juan Manuel Mauro / Patricia Miranda
1130430873 1560004889

elijah dijo...

Hola,
pero de dónde salió ? Cuándo empezó a hacerse público ? En qué templo trabaja ? Dónde hizo el rabinato ?
Esos datos todavía no los leí en ningún lado. Tiene pinta demasiado "progre" para ser rabino de un templo conservador, y sus palabras son demasiado fachas para lo progre que parece. Su sobreexposición mediática no se condice con la tradicional (casi milenaria) postura de la comunidad de perfil bajo.
Realmente no sé de dónde salió ester personaje.

Muy bueno tu blog !

Saludos !