12.11.09

constitucionalistas



La columna de hoy esta dedicada en el día de los dinosaurios universitarios al abogado Daniel Sabsay, y en su representación, a todos aquellos hombres de derecho que no sólo no reniegan del mote sino que se presentan a si mismos como “constitucionalistas”, cuando en el mejor de los casos son profesores de Derecho Constitucional y en el peor de los casos son meros actores políticos con micrófono abierto.


Hay una gran frase de Jauretche, otra, que dice: “El silogismo de Grondona está perfectamente construido, pero es simplemente un sofisma. Toda la habilidad consiste en partir de una premisa falsa cuya falsedad se disimula.” Desconozco como el inquisidor del medio pelo llegó a plasmar la metodología del Doctor Habano tan hábilmente años atrás, muchos años atrás, pero nos sirve para repensar la figura de Sabsay, que también puede ser Badeni. Cambiemos la palabra Grondona por Constitucionalista y sigamos.


Se parte de una premisa falsa, hábilmente constituida, que oculta el sofisma: no existe en derecho la especialización “constitucionalista”. El que se autoimpone ese título de grado en verdad se quiere apropiar de la Constitución, sépalo joven.


Aníbal Fernández, también abogado y ministro de Justicia [en ese momento], contó que Sabsay es un abogado constitucionalista tan solo porque una vez se tomó el tren desde Constitución.


Pero digamos la verdad: la constitución es una pero su lectura es múltiple: no existe una sola manera de abordarla. Existe quien la conoce más, quien la estudia más, existe quien la maneja de taquito, pero nadie bajo ningún punto de vista se la puede apropiar.


Preste atención y verá que siempre quien se jacta de ser la vertebración bípeda de la carta magna tiene estrechos vínculos radiales con la derecha comunicacional. Verá que se preocupa más por las candidaturas testimoniales que por la falta de salitas de primeros auxilios en Tucumán. Entenderá fatalmente que el constitucionalista se preocupa más por los wichis el día de las elecciones que durante los otros 727 días no cívicos que separan una legislativa de una presidencial.


Los constitucionalistas son impostores, como Blumberg o Telerman de sus licenciaturas y títulos de grado, sólo que en el caso de, por ejemplo, Sabsay, en vez de apropiarse tan solo de una especialidad se apropia de la Ley Primera. Nos quieren hacer creer que son los dueños de la verdad absoluta. Pero como diría Don Arturo: son simplemente un sofisma.


Dinosaurios en Ni a palos.

12 comentarios:

Mer dijo...

Muy buena, Nata!!!!!!! Siempre me pregunté qué merda quería decir constitucionalistas, más allá de saber a qué se refiere cuando se dice dicho sofisma! jajajajaja

Favio dijo...

Si es profesor de Derecho Constitucional llamémoslo desde hoy "derechista". Suena más verdadero.

Amelio Luna dijo...

Hablando de eso, qué es de la vida de Blomberg? Se hizo travesti me dijeron... Un saludo!

Martín L. dijo...

¿A Félix Loñ también se lo puede incluir en ese grupito de "constitucionalistas" empleados de Clarín?

Andrés dijo...

Impecable. buen finde

Denise dijo...

Buenisimo, como siempre!
Cuando empezaron a hablar de que la ley de medios era anticonstitucional (y los loros repetían en televisión lo que no entendían) le pregunte a mi vieja (licenciada en ciencias politicas, administradora gubernamental y actualmente una de las cabezas en educ.ar) a qué se referían y me dijo que estaban siendo alarmistas sin sentido. Ahora veo que vos haces un analisis en la misma frecuencia de este grupete de giles :) Gracias por escribir!
Hay alguna manera de acercarte una torta o galletitas? soy pastelera :P

Geraldinho dijo...

A veces pienso que no es tanto que se la apropien, sino que en realidad en buena medida ES de ellos, por eso tienen a estos "especialistas" que la cuidan tanto. Después de todo fueron ellos, las minorías cultas, la gente decente, las que en el siglo XIX desearon, redactaron y finalmente impusieron su constitución liberal, para ellos, para el país que querían armar, a espaldas por supuesto de la "plebe".

Adrián Regules dijo...

Coincido con el muchacho de acá arriba. La Constitución es de las élites liberales; es más, vo fijate cuál fue el modelo para redactarla: la estadounidense, que ya en ese tiempo se perfilaba como el valuarte del republicanismo burgués, individualista, mercantilista y cosificador. Ahora, eso no quita que no se le puedan hacer otras lecturas. Porque todo puede ser leído desde cualquier postura. La cuestión es que saltan estos muchachos para defender su campo simbólico, su interpretación, que, a fin de cuentas, es la "correcta", porque las líneas madres de la Constitución son sus propias líneas madres (distinto sería si tuvieramos la del '49, aunque fue un híbrido, convengamos). Ahora, particularmente prefiero leerla "incorrectamente", me parece lo más correcto que podemos hacer. La batalla simbólica es crucial y más respecto al "estatuto" que nos "ordena", más allá de que crea que hay que cambiarlo (no modificarlo, cambiarlo), pero mientras tanto hay que cargarlo de nuestra propia simbología.
Saludos.

Anónimo dijo...

Existe la especialización en derecho constitucional, de hecho yo hice ese posgrado en la UBA. No obstante lo cual Daniel Sabsay es un chanta y no sólo por sus planteos jurídico mediáticos sino porque fue integrante de un jurado de selección de profes de derecho constitucional que fue declarado nulo por fraudulento. Me consta personalmente.
Me gustaría saber como fue que llegó a codearse con otros constitucionalistas de nivel, que aunque gorilas son realmente solventes jurídicamente

guille dijo...

De malo no mas te digo que eduardo barcesat del pc ,tambien la va de constitucionalista.

Francisco dijo...

¿No existen los constitucionalistas? ¿Tampoco los laboralistas o los penalistas o los civilistas?
Supongo entonces que tampoco existen los obstetras, los cirujanos o los pediatras.
Porque ser constitucionalista es ser especialista en el tema. Eso no significa que tu interpretación sea correcta pero si que cuando alguien necesite una opinión sobre el tema le preguntes a el y no, por el caso, a un emo peronista.

Eduardo dijo...

Que no exista formalmente la especializacion de "abogado constitucionalista" no significa que no existan abogados constitucionalista.
Te doy un ejemplo mas diario. No existe una carrera de "experto en seguridad informatica". En ningun lugar del mundo. Tendras lic. en sistemas, ing. en informatica, pero nunca, un "experto en seguridad informatica".
Sin embargo existen estos expertos y son muy consultados y muy bien pagos. Y como sabemos que son expertos si no tienen ningun aval formal y academico? Por lo que hicieron o por lo que escribieron.

El abogado constitucionalista existe y es aquel que se dedica a estudiar la constitucion a fondo y escribir sobre la misma. No se apropia de nada, sino que se autocalifica de experto en la constitucion. Por eso se le llama constitucionalista.