26.6.08

tan solo ha sido flaco con él mismo

Siguiendo con el anecdotario de los grandes astros de nuestra porteña cultura y a ojosvista del pequeño suceso suscitado con el gran Roberto Perfumo, el Mariscal, voy a contar una pequeña historia de Aníbal Troilo que hará las delicias de los más chiquilines. Irene Amuchástegui en el fascículo de Pichuco -que en guaraní significa negro- de los ídolos argentinos del espectáculo que entega Clarín cuenta que Troilo en agosto de 1957 participó en un programa de radio, celebrísimo en aquellos días, llamado La Cabalgata Gilette de los Cien Mil Pesos contestando sobre su amado River Plate. Era uno de esos programas de ‘a ver usted que sabe tanto’. Quien más sabía sobre un tema específico se ganaba 100 de los grandes, de los marrones. Entonces Troilo prometió que, de ganar, donaría el monto a una salita del Hospital Muñiz. La cosa es que el gordo de las manos como patios se contestó todo y, por amor, al Millo, ganó. Se la sabía lunga. Esa misma noche se fue a los burros y lo perdió todo entre las patas de un caballo cuyo nombre no sabemos pero que bien puede ser Twister Dominó. Como el gordo se zarpaba de bueno, y asumía sus promesas, afrontaba sus compromisos, vendió su moderno cadillac de playboy y con ese dinero refaccionó la salita del hospital. En la foto vemos el momento exacto en el que el Gran Pichuco se tira un pedo en mitad del solo de bandoneón de Chau… ¡no va más!

5 comentarios:

Juan dijo...

Estaba pensando, no?, mientras veía esta Eurocopa... qué pelotudo que es Quique Wolff, qué afán didáctico que tiene, pero es forzado, habla como Alacrán contando chistes para nenes (que indefectiblemente terminarán mal-tanto los chistes como los nenes-)... qué anécdotas idiotas que tira, qué tipo insoportable, opinólogo de la buena onda berreta, del color esperanza dioegotorresiano.

Es todo lo contrario a Perfumo.

Pichuco es un grande y el disco de Piazzolla con Goyeneche, ufff, es un barrilete cósmico.

ImagaZool dijo...

hay una anecdota muy famosa de mi padre, que en sus años mozos fastidio a todo el personal de la sucursal de banco donde trabajaba que el caballo X iba a ganar.
jodio, jodio, pero no aposto.
El caballo gano y su orgullo pudo mas: se pago un catering con plata que no tenia, para los compañeros que lo hacian acreedor de una suma millonaria.

Pichuco y mi papa, en un punto se tocan.

Besos

Ber dijo...

Pichuco emociona hasta en una foto.

adeus y buona fortuna. Siempre.

PD: Perfumo parece de esos tipos que le agarraron la vuelta a la vida y disfrutan hasta cuando se engripan.

goliardo-argentino dijo...

tu nota sobre TVR me inspiro en "entrada" mia. saludos

"Diego, me cortaste las piernas"

roni dijo...

De cuento una que me relato un compañero de la noche del Gordo.
Troilo -mil amigos- iba noche por medio al Departamento Central de Policía a sacar a algún amigo que había caído en cana, por distintos motivos. Todas las semanas el Gordo hablaba con los Comisarios más porongas, todos se babeaban por estar con él, y así lograba sacar a los muchachos.
Un día, estaban en la "lechería" tomando whisky. Eran tres, mas la gente del bar que se deleitaba con este monstruo. Estaban muy mamados todos, especialmente el Gordo, y en eso entran tres policías. Te la hago corta: los tipos no lo conocen, y como estaban en pedo y sin documentos (?), los llevaron presos, por algún edicto, al Departamento de Policía. Y mientras entraban al lugar y caminaban los pasillos, el Gordo le dijo a su amigo: "Jorgito, a quien venimos a sacar hoy?.