11.8.05

cenizas

*124

Ud. tiene un mensaje nuevo. Para escucharlo pulse uno…

1

- Hola hijo, ¿cómo estás? Me llamaste. Bueno, te llamo acá por que en tu trabajo no te quiero molestar. Te quiero decir que te quiero mucho y que me compré un carro. Lo vi de oferta. Después lo vemos. Se llama Fénix. Es el nombre que le habían puesto las nenas que lo tenían. Y me gustó. Así que se lo dejé: se va llamar Fénix. Podemos dar una vuelta…

Para repetir el mensaje pulse 1.

4 comentarios:

natanael amenábar dijo...

No era un carro era una perro: me voy a hacer ese postergado isopado.

Apollonia dijo...

Moni se compró un perro?

natanael amenábar dijo...

No, papá. Mamá no hubiera provocado que creyera tremenda arbitrariedad tan fácil.

Anónimo dijo...

me sigue sorprendiendo como los trastornos mentales ajenos impacatan sobre las subjetividades, tambien ajenas, como para hacerte creer q tu padre podia nombrar y comprar un carro. por esto tb te amo.