28.12.11

borrador

Nota del autor (?). Este texto tiene errores de sintaxis, de ortografía y de edición. No ha sido sumamente pensado. Es más bien un intento de desarrollar cuestiones que tengo en la cabeza y que el blog pemite compartir para sumarle miradas y complejidades.

Tenía a medio pensar una idea que desarrollaré a pesar que ahora el tema no sea El Tema. Esta dinámica de la coyuntura que es la vida que pasa y las cosas que suceden, que trastocan lo fundamental de lo accesorio. Pero la discusión sobre la plata de los funcionarios públicos atraviesa las coyunturas, en determinados círculos, y es preciso abordarlo, para acomodar las ideas, porque se volverá sobre el tema. Ayer fue el piso que supuestamente se compró Cristina que se edificó sobre una frase sacada de contexto y llevada como titular en un diario de derecha, el mejor. La pregunta queda flotando en el aire, esa verdad incontestable de que es difícil defender dos millonarios que dicen pelear por el hambre. Hay respuestas, que son las del pueblo, no importa demasiado de si son millonarios, Cristina, Macri, Del Sel o Reutemann. Importa qué hacen, en función de lo que hacen, o de cómo me caen, es en función de cómo lo valoraré.

Yo digo lo inconfesable y por eso no aborado. A la gente le chupa un huevo si un funcionario es o no millonario. Le importa sí, a determinadas personas que quieren ser millonarias, y no hablo de clase social, hablo de un determinada ambición por la plata que es un tema individual. A la mayoría de la gente, o a un mucha, no nos interesa ser millonarios. No vamos a hacer nada para ser millonarios, ni jugar a la lotería. Vamos a vivir nuestra vida conciente de nuestros lugares con la ambición sensata del asado semanal, los servicios pagados eximiamente, algún consumo hedonista, la esperanza del auto, la casa, o el auto y la casa. Una vida tranquila en el cumplimiento de los deseos módicos.

Por todo ello la gente no digo buena, que es un reduccionismo, la gente de deseos módicos, en la que me incluyo, no nos molesta que Cristina o Susana, El Lole o Macri sean millonarios. Como no le importó a los grasitas que la Eva se pasee por el mundo con los mejores trajes, al contrario. La realización está dada en que tu representante se vista de seda, porque a vos ese representante te dio la dignidad. Salvando las distancias de esa mujer incomparable que fue Eva y que el tiempo efigió de intocable, creo que discusión de la guita es un discusión que no talla en la sociedad en gran medida.

Es arriesgado lo que digo pero creo que es así, estoy convencido.

Pasando esa discusión inicial con argumentos más del orden de lo emotivo que del raciocinio volvemos a la discusión particular de Cristina y sus millones. A nadie se le escapa que Néstor y Cristina son millonarios. Néstor era millonario ya al momento de asumir la intendencia de Río Gallegos, y los fue más después, sucesivamente. Eso no le impidió ganar elecciones nunca. Perdió con De Narváez por otra cosa. Me atrevo a la temeridad de afirmar que es más confiable para la población en su conjunto confiar en que le maneje la economía de un país un tipo que supo levar su capital que en un tipo que le pifió repetidas veces a la lotería del mercado. Me atrevo a decirlo porque es una cuestión que pienso yo. Al dirigente lo juzgo por lo que hace en su lugar cuando le correspondió ejercerlo. A Néstor como empresario cuando era empresario, intendente cuando fue intendente, gobernador cuando fue gobernador, y así.

Es muy probable que cuando Néstor hizo guita en la patria financiera no imaginó jamás que iba a terminar siendo presidente de la nación. Incluso cuando saca los fondos de Santa Cruz lo hace para preservar la guita de los santacruceños cuando el país se iba a la mierda, porque ni ahí pensó que iba a ser presidente. Yo lo juzgo presidente cuando ejerció de presidente. No antes, antes no era presidente, era gobernador de Santa Cruz. Esa sencilla línea de razonamiento no es la de los grandes medios y los ciudadanos que ven conspiraciones y garcas por todos lados. Que por suerte son pocos.

Mientras se generaban puestos de trabajo, se obrapublicaba la patria, se daban señales ideológicas y políticas fuertes, la respuesta era dudar de la genuinidad de las acciones, la trazabilidad de las convicciones, la impolutez como línea rectora. Diversos archivos con el tiempo terminaron demostrando que muchas de las supuestas imposturas de Néstor y Cristina no eran sino una línea de razonamiento más líneal que sinuoso. Y que las desviaciones respondían más a la real politik y a los humores epocales que es una intención manifiesta hacia, por ejemplo, el liberalismo.

Haciendo un paréntesis se repite la amistad que Kirchner y Cavallo se prodigaban, que era un alumno. Yo digo, ¡lo que debe haber aprendido Néstor de Cavallo! Lo bueno y lo malo. Lo que tenía que hacer y lo que no debía hacer. De primera mano, sin silencios, desde la brutalidad de la conversación amigable de la charla sin micrófonos. Los que reducen esa relación a compatibilidad de miradas son cuanto menos ingenuos, o tienen la malintención del tergiversador.

Este texto no tiene fin, remate, moraleja ni certeza, es apenas un intento de hablar de cosas que no se hablan para ordenarlas.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

lo que enferma de ese tipo de análisis/conversaciones es el espíritu de ensalada fruta que tienen. Están hablando de X y cuando contestás te salen con Y. Es sorprenden como Kirchner pasa de marxista que no deja importar/exportar (ddhh, Moreno) a usurero vendepatria (liquidador de hipotecas, privatización de YPF) en menos de cinco minutos

MarianoMundo dijo...

En lo personal, no me gustaba nada que fueran millonarios. Cuando ví lo que hacían, como lo hacían, y desde donde, comprendí que se trata de una discusión sin sentido.
Feliz año nuevo, chango! Por un 12 "a todo vapor"

Anónimo dijo...

Yo creo que en este sistema capitalista, es obvio que solo ocupa un lugar de decision, aquel que tiene el capital o es apoyado por capitales privados. Coincido en que no importa si el dirigente es millonario o no (igual, salvo zamora, todos son millonarios)sino el sentido de sus intensiones. Pero estoy en desacuerdo con esa ida liberal (no digo que lo seas), de que aquel que supo administrar su capital y es millonario puede hacer lo mismo con las arcas del Estado. Puesto que en el Estado, un funcionario no arriesga su capital, sinó que aministra el de todos, la idea que expresas es una falacia, epistemologicamente hablando.
En cuanto a lo demás, como la idea era sumar, es muy notorio que falta desarrollo y una linea mas clara de pensamiento. Un abrazo.

Alfredo Martinez dijo...

nbnb

el Gollum dijo...

Todo bien, Batata. Pero la verdad que escribir bien no cuesta nada. Sobre todo si hiciste la secundaria.
No seas bruto, no solo escribís boludeces sino que además lo hacés mal.
Dedicate a robar en la tele, dejá escribir a los que escriben y vos encarale al boludeo, que así te va bien.

Politico Aficionado dijo...

"Esa sencilla línea de razonamiento no es la de los grandes medios y los ciudadanos que ven conspiraciones y garcas por todos lados".
Excepto en el espejo.

Agencia Digital dijo...

Parecen de este tipo de personas que no saben a donde van ni por que ir, el problema aquí es que un país depende de ellos.

Anónimo dijo...

"La conversación hace al hombre ágil, la lectura lo completa y la escritura lo ordena"

Juan con dudas dijo...

"Es muy probable que cuando Néstor hizo guita en la patria financiera no imaginó jamás que iba a terminar siendo presidente de la nación. Incluso cuando saca los fondos de Santa Cruz lo hace para preservar la guita de los santacruceños cuando el país se iba a la mierda, porque ni ahí pensó que iba a ser presidente."
Si tenés en claro este pensamiento, ¿por qué crucificar a alguien por el lugar que ocupó durante la dictadura?
¿Tus padres que hicieron?
A los exiliados se los ensalza, mientras que el resto de los argentinos la seguimos peleando desde adentro, estudiando, trabajando, pagando impuestos, formando familias, para que los que se fueron pudieran cobrar fondos por haberse ido; es la parábola del hijo pródigo aplicada a la realidad argentina.