13.2.08

la pelotuda de abajo

La pelotuda de abajo es una pelotuda full-time que vive abajo del departamento que alquilo. Es una pelotuda que no tiene momentos de lucidez, ni esporádicos, ni casuales. Se comporta como una pelotuda ejemplar. Tiene una hija, que es un pichón de pelotuda. Considero que los niños no son culpables de sus errores, que no pueden elegir, pobres, pero esta nena, de unos 9 años, tiene destino de pelotuda, así que le voy a decir la pelotudita. La pelotudita juega todo el día sola y habla con una voz de pito infernal. Ellas, la pelotuda y la pelotudita, son re pegotes, viven todo el día juntas en un primer piso que da al pulmón de manzana y que tiene un patio. Yo vivo en el segundo piso y mi balcón da a su patio y al techo de tejas de la pieza de la pelotudita. Tiene muchos juguetes, un gato (que duerme todo el día en una maceta con tierra apelmazada y seca por falta de plantas), una pelopincho (en verano), una parrilla (que nunca usaron) y una perra que se llama Luna. La pelotuda se pasa todo el día llamando a la perra por su nombre. Luna, Luna, Luna, ¡Luna!, Luna, ¿Luna?, Luna, Luna. Decile que la quiero, le dije el otro día, pero no me escuchó. Sino se hubiera enojado. La pelotuda es una de esas personas que viven todo el tiempo con cara de culo. Tiene cara de culo la pelotuda. El marido la dejó, o se murió, o se fue. Pero lo cierto es que viven solas. Ella no tiene sexo con otro desde que la dejó el marido, al menos no en su casa. Su hija, creo, tampoco. Camina como encorvada, no es vieja ni gorda, con la cabeza gacha. A veces sacan a Luna a pasear. Cuando me la crucé la primera vez le dije Hola y no me contestó. Creí que no la había escuchado, pero que me había contestado, iluso. Volví a decirle Hola -más fuerte- la otra vez que me la crucé y nuevamente volvió a musitar su respuesta, creí, iluso, de vuelta. La tercera vez que quise saludarla y no respondió logró lo que nadie. Ahora cuando me la cruzo no la saludo. Yo soy de saludar siempre a todos. Me parece descortés no decir un buenas tardes, un cómo te va, un gracias. Incluso en un kiosco tardo mucho en pedir, hola, qué tal, buenos días, buenas tardes en verdad (siempre me equivoco), te hago una pregunta, tendrías una revista de historietas que se llama El granjero de Jesú, por ejemplo, digo. La pelotuda parece que no hace esas cosas y educa a su hija en su incorrección de tilinga. La pelotuda cuando me cruza agarra fuerte a la hija de la mano y la esconde tras su cuerpo como si tuviera ganas de cojérmela. La pelotuda es una persona de mierda, de esas que se quejan de la inseguridad, miran bailando por un sueño, votan a Macri y discriminan a los bolivianos. Muy pocas veces recibe visitas y sólo escucha música los sábados, Maná. La pelotuda baldea el patio todos los días e incluso lo hace en horarios nocturnos. Un día baldeó a las 2 de la mañana. Le dice Madre a su hija y es tetona. Un día estaba viendo El día después de mañana en la tele, en un canal de aire; hacía un calor de locos y no corría el viento. Cuando comienza a glaciarse de frío Nueva York, mandan un corte. Salgo al balcón. La pelotuda sale al mismo momento y cierra todas las ventanas porque creía que el frío que hacía en la película era frío en la realidad. Es una pelotuda de manual la pelotuda de abajo.

11 comentarios:

Así Hez dijo...

Usted me incentivó.

Saludos, a usted. A la pelotuda, no.

Desarmandonos dijo...

Excelente. Se ve a las claras lo pelotuda que es la pelotuda. Mi corta sagacidad observa que usted anda leyendo bastante a feinmann ¿Puede ser? Me parece por el estilo de ciertos párrafos. (También me pareció en lo de pancho ibañez) Aunque por supuesto, es uno de esos buenísimos relatos nataleanos. La pelotuda me hizo acordar a los tres idiotas de "la gallina degollada" de H.Quiroga. Tené cuidado, Natanael. Chan!

natanael amenábar dijo...

A qué te incentivé, ¿a matarla? La incentivación no es soborno.

Dasarmándonos, puede ser que me haya influenciado Feinmann, pero sin darme cuenta, soy muy permeable a las formas.

Imprimí tu cuento, después lo leo 1y te cuento.

Manuel Chinaski dijo...

"Existen varias clases de pelotudos.
Esta el pelotudo A,que hace pelotudeces, porque no sabe hacer otra cosa
El pelotudo B aquel que hace pelotudeces sabiendo que lo van a perdonar total es pelotudo.
No quiero preguntarle que clase de pelotudo es usted.
esta es una campaña contra el pelotudo dañino, aquel pelotudo que hace daño
Fondo de ayuda contra las victimas del pelotudo dañino
llame al 42352442. Muchas Gracias"
dixit chachacha

wallyzz dijo...

LO UNICO QUE FALTA ES QUE LA PELOTUDA TENGA MIEDO DE UN ESCRITOR COMO USTED

Lo de la Pelotudita me dio entre Ternurayodio a la vez...

Abrazo

Gabriel a secas dijo...

Y si, en la vida hay varios pelotudos. El problema es cuando por ejemplo vos no te das cuenta que sos uno.
Que se yo.. relee las gansadas que escribis de otra persona, y creo q a la segunda oracion tenes una idea bastante clara.

Saludos

nolugareña dijo...

"Vayas a donde vayas tus vecinos serán raros"

Está escrito.

Te hicieron "un trabajo" como a Padre.

nolugareña dijo...

Cuándo vivé en tu Dpto. por unos días, una vecina me tocó el timbre para que baje la música. Nunca abrí porque me dió vergüenza, pero habrá sido la PELOTUDA ESA?

la pelotuda de abajo dijo...

más pelotudo serás voz!

Martín Zariello dijo...

Este post me hizo cagar de la risa. Me pregunto que textos, fuera de los blogs que habitualmente leo (por ejemplo este>), me hacen cagar de la risa. Intuyo que muy pocos.
Feinmann mandó fruta en el suplemento del domingo de Página 12 sobre el peronismio!

Saludos.

natanael amenábar dijo...

Mirén el exitazo que fue la pelotuda de abajo, Dalmiro Saenz se retuerce en su tumba... ah no, no murió, pobre Dalmiro, se merece morir, hizo meritos.

Bueno, más allá del tema "Dalmiro" que nos ocupa, y nos preocupa, sobremanera, paso a contestar los comentarios:

Manuel, gracias por tu recuerdo espasmódico.

wallyzz, la pelotudita está todavía en tiempo de ser salvada, le podrían dar la custodia al padre o pedir su extradición.

gabiel a secas, no entendí si fue un elogio o una agresión, en cualquier caso agradezco tu tiempo.

nolugareña, está escrito (?). Los de arriba son más copados que los de abajo.

la pelotuda de abajo, fui yo, que me hice un chiste a mi mismo, y me divirtió mucho, ja ja ja. Bueno, cómo verán puse "voz" por "vos" porque prejuicio que además de pelotuda es iletrada.

MZ, me alegra haberlo divertido, lo que no es poco tras ese golazo del talentoso José Díaz (?).

A mí me hacen reir cuando leo: José Pablo Feinmann, Jaime Bayly, Mariana Enríquez, Felipe Solá, Ana María Campoy, Federico Fellini y Ángel David Comizzo.