11.1.08

marge

Los capítulos nuevos de Los Simpsons me gustan mucho, a contramano de la resaca del carnaval lo digo, sabiendo que soy una rara avis (?) en el sentir simpsoniano promedio. Me gusta por dos razones particulares. La primera es el dibujo como arte: ganó en calidad, en vivacidad cromática, en la definición de los gestos, en sus fondos. Se nota especialmente esta diferencia cuando te mezclan un capítulo nuevo y uno viejo. Es cierto que son más tirados de los pelos, que los chistes son más “internos” de Norteamérica, pero a mi me causan gracia igual. Hace poco volví a ver uno de los más o menos nuevos, el que Homero hace de Salamandra de Seguridad, en el que el Alcalde Diamante permite que se haga una elección para intendente y se postulan muchos habitantes de Springfield como candidatos. El que la señora de los gatos dice “dwadwadwadwa responsabilidad empresaria, dwadwadwadwa apoyo a las pequeñas empresas, dwadwadwadwa gatos para todos”. Un chiste que me pareció una genialidad: McBein se postula ente otros miles y dice, no me acuerdo exactamente, algo así como “voten a un hijo de nazi, que le pega a las mujeres, apoya la Guerra de Irak y está a favor de reducir las libertades individuales”, la gente lo aclama. Después agrega, “vamos a desarrollar la investigación con células madre”, lo abuchean y le tiran tomates que manchan a medias la gigantona bandera yanqui que lo engalanaba detrás. Lo excelente de este chiste internísimo es lo que más me gusta de Los Simpsons: que pinta a la clase media como un conjunto de hipócritas que no piensan por si mismos y que pueden defender lo peor y aclamar lo mejor sin saber bien por qué hacen lo que hacen. Hay una imagen repetida en Los Simpsons -que es como nuestro cacerolazo-: todo el pueblo va a algún sitio determinado, aclama algo, lincha a alguien, protesta por algo, y se va como vino; siempre la que alza la voz para traer sentido común a la masa informe es Lisa, pero eso es otro tema. Las clases medias del mundo son más o menos iguales en todos lados, me imagino.

La otra cosa que me gusta de los nuevos episodios es que definieron mucho mejor los roles de la familia. Lisa ya es Lisísima, Bart es Bartísimo, Homero ya viene siendo Homerísimo desde hace tiempo. Pero la que ganó en matices y en profundidad, sin lugar a dudas, es Marge. Marge se convirtió en un personaje ya no periférico, sino central, no es sólo una excusa para que los demás hagan, ahora muestran los hilos que hacen de Marge alguien que hace hacer, evidencian la personalidad de la Bouvier, que antes dejaban a entrever. Y en ese nuevo rol de Marge yo entiendo que están los mejores capítulos de Los Simpsons, los que me hacen llorar, los que me emocionan, los que siento que no son un dibujito sino que son como mis amigos, como una familia que me adoptó.

Quizás a las mujeres -imagino- no les guste tanto Marge, porque puede ser un espejo brutal de lo que no debieran ser. Para mi es un personaje maravilloso. Es mi personaje favorito. Voy a reconocer algo que no es políticamente correcto, como hombre me gusta que las mujeres sean independientes y profesionales y todo eso, pero como hijo me gusta que mi mamá sea ama de casa. Agradezco que mi mamá fuera ama de casa. Mi mamá estuvo conmigo el 100 por ciento de mi vida infantil, no desparecía 5 veces por semana 9 horas para llegar exhausta por la noche. Tiene sus contraindicaciones el amar de casa, pero tiene beneficios irreemplazables. Creo que en esta contradicción resolveré no tener hijos para no tener que conflictuar entre la mujer que me gustaría como pareja y la madre que quisiera para mis hijos.

Marge tiene todas las cuitas de una ama de casa que se precie de tal. Es solitaria, no tiene amigas, vive para sus hijos, ama a su marido incondicionalmente, limpia, cocina, plancha, y disfruta de hacer todo eso. Además es prejuiciosa, hábil, inteligente, sencilla, sabe conectarse con Homero, con Lisa, con Bart, con Maggie. Es la única que se conecta con todos los eslabones de la familia de una manera cordial y superadora. Está obsesionada con las formas, el qué dirán, las apariencias, y lo hace con una conciencia de su irracionalidad tan elaborada y una convicción tan firme de sí, que no la conflictúa esa realidad que se inventa.

Hay un capítulo en el que Lisa se hace budista. Marge está como loca por lo que pudieran llegar a decir los vecinos y pone eso por encima de la felicidad de su hija, pero Marge es Marge y por eso Lisa la ama más que a nada en el mundo y Lisa es más inteligente que su madre y lo sabe y no le pide que sea racional y justa. Al final Lisa descubre que el budismo no elimina acompañar a otros en el desarrollo de su otra fe. Puede festejar navidad e ir a la misa pentecostal con el reverendo Alegría. Cuando le dice que va a ir a misa, Marge le dice algo genial, que la pinta entera: “Entonces vas a venir, te vas sentar y vas a aparentar que crees en Dios, sin quejarte y sin hacerme pasar un momento tenso, a costa de tu infelicidad” “Sí” “Ay Lisa, eso es lo que quería escuchar, gracias”.

Mirenlé la carita y diganmé sino es adorable.

Además está la relación con Homero. Me da envidia sana Homero, me gustaría que me amen así como Marge ama a Homero. Homero también ama a Marge de la misma manera. Creo que Homero ama más a Marge que a sus hijos. Me gusta que se amen los dos, creo que es lo que sostiene a la serie, el amor que se tienen y se prodigan Homero y Marge.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Querido Natanael:

Si tu mamá tuvo la suerte de no trabajar y ser ama de casa la felicito, realmente es lo ideal por lo menos en los primeros años de vida de los hijos, pero bueno la realidad es que la mayoría de las madres no pueden hacer eso sino que por el contrario deben salir a laburar para mantener a sus hijos. Y es un bajón, te sentís con culpa todo el tiempo. Salvo minas de mucha plata que no laburan y asi y todo tienen una baby sitter para ir a jugar al tenis a la mayoría de las madres normales nos encanta estar con nuestros hijos y sentimos culpa de no tener mas tiempo para nuestros hijos.
Ahora eso no tiene nada que ver con el ideal de ama de casa, creo que está asociado a que cuanto mas una mujer lava plancha cocina, y con una aguja en el culo le cose un boton al hijo o al marido los quiere o los ama mas y fijate que es lo que vos pensas....y hasta querés eso para vos.¿?
Yo, ni muchas mujeres mas, no pueden hacer todo eso si como vos decis llego a las 8 de la noche a casa....y es obvio que como hijo no te guste pero como marido no te va a quedar otra. Y aparte si lo hiciera tampoco lo disfrutaría porque generalmente el ama de casa hace cosas que no le gustan.... Y además pienso que uno expresa su amor de infinidad de formas y obvio que un puchero es mas rico que una pizza de delivery pero yo prefiero eso y estar jugando a algo hasta cualquier hora o charlar con mi hijo o jugar a mirar dibujitos en el techo de la pieza... o a leer o a compartir millones de momentos mas...

Y encima que te guste Marge que esta obsesionada con las formas, con el que dirán... realmente no entiendo como puede fascinarte un personaje asi. Yo en la vida real generalmente los odio, son gente que no vive o no disfruta de lo que vive para aparentar algo que no es ... que te guste que no tenga amigas... que ame a su marido incondicionalmente es bancarse lo que se banca de Homero?. Si la carita es adorable pero todo lo que representa no.

PD: Marian creyó que te habían secuestrado y que este post lo escribió otra persona..., Si es asi, por favor da una señal de vida. Si estás vivo y lo escribiste vos, que alguien que esté cerca te mate. Con cariño eh!

Besos
Marie

natanael amenábar dijo...

Si querés te miento, pero me gusta Marge, qué le vamo a hacer.

Hice la distinción de la mujer que a mi gusta como pareja y la que me gusta como hijo.

Nunca me enamoraría de una Marge, pero me gustaría que sea mi mamá. Y si le importa el qué dirán, bueno, no se puede ser perfecta, yo quiero a mi mamá aunque le importe el qué dirán. Prefieron una madre real que el ideal imposible.

Y me gusta que lo quiera a pesar de lo que hace, porque Homero la quiere a pesar de lo que hace ella. Y son felices, así que qué me voy a meter a opinar sobre una pareja que encontró un modo de ser feliz.

Que la realidad sea otra y que haya que salir a trabajar, es cierto pero yo no estaba hablando de eso. Es como que me tires por la cabeza algo que no dije. Si Marge tuviera que salir a trabajar porque Homero se quedó sin trabajo lo estaría sufriendo porque ella no quiere trabajar. Ella no quiere ser profesional e independiente.

Y hay familias que por más penurias que pasen la mujer no trabaja por que ser "ama de casa es un trabajo".

Eso no significa que esté de acuerdo pero no la mataría por eso, iría a visitarla y me daría cosas ricas que cocinó y me contaría chismes del barrio y hablaríamos de lo que dijo Rial en la tele y de lo bien que se recuperó Mariana de Melo.

Yo si pudiera no trabajar y cuidar a mi hijo, no trabajaría, sería amo de casa.

natanael amenábar dijo...

Dicho de otra manera, prefiero mil veces que mi mamá sea Marge Simpsons y no Cristina Fernández de Kirchner. ¿No sé si me explico? Bueno, sino me explico no importa.

reinita neurótica dijo...

Cómo estás con Kristina eh?? a mí la que más me gusta es Maggie porque es igual a mi hija; ahora soy yo la que está muy borracha, y me duele la panza y la cabeza... no sé como caretearla!!! a partir de hoy, me olvido del vodka con tónica, listo.

walter besuzzo dijo...

No se si importa o te importa pero te puse en mis favoritos

Anónimo dijo...

Claro y que el único mérito que tenga sea cuantas chocolatadas te hizo... (?)

No sé yo tuve una madre lo menos parecida a una ama de casa que existe... quizás por eso lo vea asi...

Amo a Lissa por sobre todas las cosas

besos
marie

laflordemisecreto dijo...

El tema de las amas de casa es complejo, en principio porque hoy día es díficil para una familia actual que la mujer pueda quedarse en su casa pero también hay casos de mujeres que tienen a su lado un hombre que las mantiene y no tienen necesidad de trabajar y sin embargo no tienen ni tendrán el don de ser amas de casa. Ellas mandan a sus hijos al colegio luego a diferentes actividades que los mantienen fueran de la casa durante todo el día y eso de preparar una exquisita merienda o cena ni hablar, esas son algunas mujeres modernas que se aburren de estar en sus casas, que quieren salir y hacer cualquier curso que anda por allí dando vueltas, que añoran la independencia y vuelan tras espejismos sin valorar sus suerte. Mientras que otras...que son en verdad mamasas sienten culpa por no poder compartir su tiempo con sus hijos. Yo tuve la suerte de tener una madre cien por ciento casera, que disfrutaba de estar en su casa, esa es su verdadera vocación, no sé si se parece poco o mucho a Marge pero sabé todo lo que sucede en su territorio y puede verse en su rostro que es inmensamente feliz.

Carré de Cerdo dijo...

Realmente, para tener más de diez años y ver dibujos animados hay que tener mierda en la cabeza. Luego, pensar que si el padre o la madre se van de casa a trabajar y hacen mal a los chicos es simplemente ser un burro sin experiencia. No tiene nada que ver. Una madre ama de casa es una tarada que no sirve para nada, concretamente y si tuviste una madre así, solamente tenés que hacer una cosa : joderte. Los simpsons son una familia creada por un judío que la pegó con su nigocios, nada más, no refleja nada ni crea nada, es una gansada de pe a pa, pero te puede divertir en algunos instantes, alguna idiotez, una huevada. Que este dibujo sea tan conocido y la gente hable de sus personajes habla de la clase de mierda que tenemos por cultura, es decir, no salimos del fango desde hace siglos.

Fix Perez Bracamonte dijo...

A mí también me gustan los capítulos nuevos. Es como los Tres Chiflados: uno ya sabe de memoria que Moe le va a hacer piquete de ojos a Curly y tirarle del pelo a Larry, pero lo esperás y te reís igual.
Con los años han ido cambiando muchas cosas (ej, suavizaron mucho los gestos con la boca: antes al hablar mostraban todos los dientes) y se puden percibir (a la distancia) distintas etapas, que deben corresponder a los guionistas o productores que fueron pasando. Mis favoritas eran aquellas partes en que la acción imitaba alguna escena clásica de películas (mucho Hitchcock, ej ese capítulo en que Maggie le pega a Homero como en Psicosis, o cuando salen de la casa y están todos los pájaros parados en el jardín).
De lo de las madres no voy a opinar porque me gustan cosas de ambos modelos, según el momento.

Ah, y personajes favoritos:
De los protagónicos: sin dudas Lisa
De los secundarios: Hans Moleman (Juan Topo)
De las estrellas invitadas: Bob Patiño y su infatigable necesidad de civilizar y cultivar (de "hacer culto") a Springfield.

Anónimo dijo...

sos un imbecil flaco, y seguramente gay por las cosas que escribis. Como te atreves a decir que los simpsons nuevos osn "superiores" a los viejos, la verdad que no te entiendo sos un puto de mierda