16.1.06

t-shit

Vuelvo de las vacaciones renovado, bronceado, descansado y, por sobre todo, desinformado.

No me enteré en tiempo y forma de lo del Banco Río, como correspondería a un periodista que se jacta de tal. Pero no es fácil sin cable y sin Internet estar al día. Con el diario de la mañana y, de vez en cuando, Telenoche, cuando pude, y con lo que eso duele, no tuve tiempo para saber qué estaba pasando.

Por eso vuelvo con una trivialidad, con una pregunta superficial, con una tontera, qué va. Que además servirá de termómetro para medir la despreciable participación en mi blog, no por calidad sino por cantidad. Tan poco me postean que me hacen llegar a estados semilacrimógenos.

Ud, señor, señora, ¿lava su remera nueva antes de usarla por primera vez?

5 comentarios:

martin zariello dijo...

a las remeras nuevas no las lavo, si tienen mal olor (como la que me regalo la momia para mi cumple) les tiro desodorante y listo. son nuevas, loco, y como tales deben estar limpias.

natanael amenábar dijo...

Yo tampoco lavo nunca una remera nueva. Digo, porque nunca lo dije, y a la vez confirmo que nadie lee mi blog. Muy triste todo. Sucio y abandonado. ¡Soy como Pappo pero vivo!

Noelia dijo...

Existira alguien que lave la ropa recien comprada? Yo nunca lo hice!

natanael amenábar dijo...

Hay una propaganda de Shopping Abasto donde el protagonista -bajo el eslogan 'hay marcas esperando entrar a tu vida, dejalas entrar' o algo así- compra una remara y antes de curtirse a la hermana de su mejor amigo de cayeta (peor mensaje que ese no existe) la lava. Eso despertó mi curiosidad. Si nadie lo hace los publicistas están muy lejanos de la gente a las que buscan venderles. Sino, Noelia, Corvino y yo somos sucios y ya.

Maro dijo...

Habla mucho de una persona ese tipo de actitudes. Lavar la remera nueva o retocarse el corte cuando llegas de una peluqueria es propio de personas que de chicos tuvieron muchos juguetes y no saben disfrutar de "la magia de lo nuevo".