6.6.11

"Más amigos que Lapegüe", conclusiones


Hace unas semanas decidí en un rapto de lucidez (?), inspirado en una experiencia del blog Fumado, enviar a 100 remitentes distintos una centena de cartas (una a cada uno y cada una). La idea fue de alguna manera chequear el funcionamiento del Correo Argentino en manos del Estado, medir su efectividad, con un muestreo mínimo pero contundente. Tengo los resultados finales, acá, aunque quizás todavía lleguen algunas cartas más. Pero en algún momento tengo que cerrar esta empresa inútil, que se llamó “Más Amigos que Lapegüe”, en claro homenaje al genial conductor de TN.


Para ello había pedido en mi blog que 100 personas me manden por mail su nombre y dirección postal, para proceder al envío de las mencionadas cien cartas simples. Costó 1 día y medio alcanzar el número necesario de participantes. Después tuve que escribir las mínimas 100 notitas acompañadas de pequeños obsequios, y ensobrar cada una. Mi muñeca izquierda (soy zurdo) me pasó factura, pero en dos noches cerré ese cansador estadío de la empresa, el menos agradable. Las mandé un viernes a las 17 horas, en un local del barrio de Boedo, 99 estampillas nacionales (2 pesos la unidad) y una internacional (7,5 pesos, por exigencia de un amigo argentino que vive en Cancún).


Ya el lunes siguiente, el primer día hábil después de haberlas mandado, empezaron a llegar a los distintos remitentes, algunas misivas. Pasando el dígito primero, llegando a las 25 después.


De a una, las cartas, llegaban a destino.


El viernes pasado se cumplieron las tres semanas, el tope que me había autoimpuesto para cerrar el experimento postal. El número venía estancado en poco más de 75 durante la última semana, bastante malo. Por lo que estaba preocupado. Entonces el miércoles mandé mails a los que me debían una respuesta para saber qué onda, para que me respondan por sí o por no. ¡A muchos les había llegado la carta pero no me habían avisado! (Chirlote.) Eso me volvió el alma al cuerpo (?). Hoy, lunes 6, llegó una a Zárate, por ahora, la última.


Antes de pasar al número final, aclaro que anticipé las conclusiones a los resultados el mismo día que lancé la empresa: hice una tabla con desenlaces premeditados de acuerdo al porcentaje de cartas entregadas, que se pueden leer acá.


Dicho esto, y entendiendo que aún pueden llegar las que faltan, sin más dilaciones, diremos que el número de cartas entregadas en tiempo y forma fue: 90 (noventa).


Es decir, copio: De 90 a 100 entregadas. El Correo Argentino funciona perfecto. Franco Macri no puede volver de China. El mundo es un lugar maravilloso. Los privados se tienen que autoexpropiar sus empresas y regalárselas al Estado para que las usufructúe a su gusto.


Es exagerada la conclusión, porque el número está más cerca del 89 que del 100, pero bueno, así son las cosas. Gracias a Agustina que recibió hoy su carta, pasamos de pantalla el análisis de la gestión, porque con 89 cartas entregadas las conclusiones eran otras.


Faltan llegar 10 misivas. Diez cartas que deberían también arribar a destino, porque una carta es un sentimiento complejo, una declaración de amor, un mensaje de amistad a la distancia, un pensamiento desde una cárcel a la familia (o estas boludez que hice yo). Pero además es un servicio pago, barato, económico, pero no gratuito. De cualquier manera, me parece que el número es muy aceptable, al menos, para mí. Ansiaba una cifra de, más o menos, 85. Noventa mejora mis propias expectativas, me beneficia positivamente.


Algunas curiosidades. Contra mis prejuicios participaron más chicos que chicas: 59 hombres; 41 mujeres. Asimismo los porteños fueron más activos que los amigos del resto del país, con el 54 por ciento de la concurrencia. 45 fueron cartas enviadas al Conurbano o al Interior del país (y como dije, una al exterior, a Mauricio, destino Cancún, Quinta Roo, México). Lugares tan disímiles como: General Roca, Río Negro; Barrio Las Palmeras, Juana Koslay, San Luis; San Lorenzo, Santa Fe; El Bolsón, Río Negro; Barrio 76 viviendas, San Isidro, Valle Viejo, Catamarca; Paraná, Entre Ríos; y Yerba Buena, Tucumán.


Curiosamente a los lugares más alejados y/o difíciles de acceder llegaron todas las cartas. En cambio, los diez destinatarios que no recibieron sus cartas fueron de Capital (4), del Conurbano (Villa Adelina; Luján; El Talar, Tigre; Isidro Casanova, La Matanza), La Plata y Rosario.


Ya recibí tres respuestas físicas, tres cartas (que no era necesario, pero que las agradezco) y decenas de fotos de mis “amigos” con sus cartas, contentos, desde todas partes del país.


En fin, una muy buena experiencia.


Respuesta postal de @ciruzabalia.

15 comentarios:

MarianoMundo dijo...

Estamos muy contentos con los resultados. 89 es casi 90, y 90 se acerca peligrosamente al 100.
Le debo una respuesta como dios manda. Sabe Ud. que me gusta jugarle una broma al tiempo (?), así que podrá sentarse a esperar la respuesta, tal vez demore meses, años, lustros. Llegará cuando menos se lo espere.
Es Quintana Roo, zopenco. Igual, le apuesto un dedo a que llega.
Lo saluda atte,
s.s.s.

matías dijo...

ya llegó, y copié y pegué, no inventé nada (?)

fedeVilla dijo...

yo queria que me llegue!! jaja
igualmente,(para un panorama mas completo de la experiencia) debo decir que el correo de Luján es particularmente malo...

Anónimo dijo...

hoy hablaba con el cartero de un problemita que está teniendo con una banda que se dedica a asaltarlos. En teoría los habían agarrado (el tuvo que identificarlos porque fue una de las víctimas) pero que hoy habían asaltado a otro compañero. Aparentemente van en busca de las tarjetas de crédito. Esto en CABA, claro.

sin dioses dijo...

Eh porque no me mandaste el patacón, eh, al final en la Argentina no se puede vivir, y que hace Cristina eh?

Luz dijo...

¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿
Mariano Mundo: me encantó lo de zopenco!

filo loves bombita dijo...

Estuvo buena la idea.Un poco hippie, pero bueh.jeje

ácratha christie dijo...

che natanael, mandaste 2 a casanova, la matanza? o no estas contando mi aviso al recibir tu carta (con un ecuatoriano y un malo, venom creo, de spiderman)? si solo mandaste una carta a casanova te recuerdo que me llego ala semana si mal no recuerdo, asi que es la 91 en todo caso.
si mandaste 2 cartas a casanova, obvia este mensaje.

Bussman dijo...

Cumpa,

Le redoblamos la apuesta. Envíe 100 cartas a esas mismas direcciones por el "mejor correo privado de la Argentina" y vea cuántas llegan.

Descubrirá, como me pasó a mí en el tiempo que laburaba de cadete en una multinacional, que si al "mejor correo privado de la argentina" lo sacás a 20 cuadras del microcentro no llega... No te digo que lleguen a San Rafael Villamonte en la yunga jujeña, pero tirales un Lugano y se pierden en el camino!

Abrazo de oso panda,

::Bussman::

matías dijo...

mandé dos a Casanova, eso creo, saludos

kato dijo...

Soy el que todavía la espera en La Plata.
Tal vez el cartero la haya tirado por debajo de la puerta y algún vecino la haya robado, pues se trata de un PH. Si algún día descubro que pasó eso voy a hacer justicia por mano propia, prendiendole fuego el depto al culpable.

Mauri K dijo...

Me encantó participar del juego y dar conclusiones internacionales....Gracias Matías!

fedeVilla dijo...

Matias!!
me acaba de llamar mi vieja!

recién 13:45 (hora de Luján) llego la carta!

tarde pero llego!!
no sera eficaz para mandar un riñon , pero bue...llego

Abrazo!

rodolfo dijo...

Hola. Acabo de descubrir tu "Blog" y me intereso la prueba que hiciste con el correo. Te comento que tengo 44 años y durante 20 de ellos trabaje para distintos correos privados. En una época hasta llegue a tener un minúsculo cargo interno en uno de ellos. Te digo con conocimiento que un 90% de eficiencia no lo logra ningun correo privado sus márgenes de eficiencia deben rondar el 70% como mucho. Una de las razones que explica tan baja eficiencia es la tercerización. A diferencia del "Correo Argentino" las demás empresas no tienen sucursales en todas las localidades; por lo que deben recurrir a terceras empresas para llegar a lugares donde no tienen ni personal ni infraestructura para realizar la distribución. A su vez en algunos casos esas empresas se valen de una "cuarta" o "quinta" empresa para poder cumplir con su tarea. En ese proceso algunas cartas son entregadas por el cliente a una empresa donde lo recibe un empleado uniformado y que trabaja en blanco y despues de pasar por la cadena de responsabilidades termina siendo distribuida por un empleado en negro que debe pagarse sus viáticos y no tiene la más minima cobertura social. Eso explica que algunas de las cartas enviadas se pierdan en el camino sobre todo las que son enviadas a zonas "Peligrosas". Imaginate con la manija que le dan los medios a la "Inseguridad" nadie quiere arriesgar el cuero por una carta. Saludos!!

Luli dijo...

Muy bueno el resultado! la verdad que me sorprendió. Todavía no respondí la carta, pero cuando encuentre algo interesante para mandarte te la haré llegar. Saludos!!!