5.11.08

¡devolvé la merluza Felipe!



Hace unos años atrás Verbitsky lo estigmatizó con un nombre: Felipe Solo, antes tenía muchos amigos, pero los fue perdiendo, con los años. Cuando te dicen Gordo por más que seas Flaco vas a terminar engordando por fuerza del apodo. Si te dicen TNbaum a la larga terminás apoyando el Grupo Clarín desvergonzadamente. Esto es así. Está probado.

En ese momento era Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Felipe Solo, tenía altísimos niveles de apoyo, había sido vicegobernador de Rückauf, que se había rajado a la Cancillería para autoemitirse salvoconductos a países de nombres extraños de ser necesario, y ya se había embuchado toda la merluza del mar argentino –corrupto!- cuando fuera secretario de la Secretaría de Agricultura Financiera y Pesca con Mosca en los aciagos días menemistas. En aquellos años, el no tan Solo Felipe no tenía grandes diferencias con los gobiernos de turno, no le molestaba mucho que volaran una ciudad como río tercero de un dia para el otro, no le movía el amperímetro de sus apoyos la desocupación récord, la pobreza, el saqueo, en aquellos noventas al amigo Felipe no le asustaban las privatizaciones, dos bombas, el asesinato de periodistas, la fuga de cerebros, la formula de la coca cola, ni la cuna que mece la mano. Lo único que le importaba era la merluza. Le decía a sus colaboradores, “mientras dé, vamos a acopiar merluza a lo pavote”

Llega a un escaño por el Frente para la Victoria, PJ bonaerense, a diputado y se convierte en un firme detractor de la merluza, y adalid de la democracia, del librepensar, las decisiones fundamentadas, la mesura, las chombas Lacoste, los muchachos del campo, las cuatro comidas diarias en la mesa de enlace, los empleados de las aefejotapé, los compañeros del pj disidente, el radicalismo gorila.

El 17 de octubre pasado hubo 4.007 AsDL (Cuatro Mil Siete Actos por el Día de la Lealtad). Felipe dijo que no fue a ninguno porque ninguna de todas esas facciones en esos más de 4.000 AsDL estaba más o menos de acuerdo con su pensamiento.

Ahora que vota con Cristina la gente del SI, el monobloque Sur y algún socialista díscolo, Felipe más Solo que nunca, no sé qué inventará. Siempre tenés la abstención.

“Se me llena de Traidor la boca”, le dijo Kunkel a un asistente, y agregó algo irreproducible.

3 comentarios:

MP dijo...

Buen charlista de programa de helecho y vaso de agua, Felipillo es de esa fauna de los egos desmesurados. En un político eso da que es inacapaz de armar ni un Rasti. La construcción colectiva de la política es un concepto que se le escurre como una merluza. Imagina estructuras piramidales que lo tienen a él en la cima, pero no consigue que nadie lo quiera en ese lugar. El apodo del Perro le da justo, allí quedará, solito, haciendo de galán maduro para calentar las chichis del periodismo del Medio Pelo y después la nada. En lugar de conformarse con el tibio solcito kirchnerista e ir peleando un lugar, se ofendió cuando no lo nombraron virrey o algo así. Conclusión: está en cuclillas esperando que el Chivo Rossi le de una patada en el orto que lo convierta automáticamente en monobloque. Y después, la nada. Pobre Felipe, porque si sueña con la vuelta triunfal de Tachuela para volver a brillar se va a quedar a dormir en la estación, Solito.
Saludos
MP

Cine Braille dijo...

Hasta en Mardel está medio olvidado el tema, salvo en el puerto. Me alegro que alguien lo recuerde.

La niña santa dijo...

No fue el mismo Felipe que pasó tristemente a la historia de las "declaraciones mediáticas poco felices" diciendo que para perdurar en la política hay que "hacerse el boludo"????

Ah no, me parecía.