6.10.08

haciendo buenos zaires

La gestión de Mauricio Macri en la capital está siendo bien vista por los medios de comunicación, a pesar de que la mitad de las medidas fueron impopulares y la otra mitad de corte fascista. Rodríguez Larreta se sonríe de costado mientras va buscando en su cabeza una manera eficaz de echarle le culpa al gobierno nacional del por qué tienen que tomar está medida impopular o neofascista. Michetti atropella su última operación con la última medida porteña, justificándolo todo, aún lo injustificable, y echándole la culpa del resto a la falta de diálogo del Ejecutivo Nacional.

Curiosa –y cuidada- manera de parecer oposición siendo gobierno. La modernidad llevada a la política. La culpa siempre es del otro. Recorte en hospitales maquillado de descentralización, inimplementable por quistes corruptos públicos sedimentados de tan añejos. Recorte de becas para la educación superior maquillado de real progressism en la adjudicación de las becas, más para los más lo necesitan, declaman. Ramal que cierra, ramal que para, el subte prometido que no será, porque el Gobierno Nacional se aísla del mundo tanto que no pueden recabar la tarasca para extender mínimamente el subte, que se extendió hasta en los peores años de la Argentina, vale aclarar. Uso de la fuerzas para criminalizar una protesta maquillado de búsqueda inalienable del orden público. Convenio con las universidades privadas de medicina para que los alumnos con guita hagan sus residencias en hospitales públicos en detrimento de los estudiantes públicos mismísimos. Cierre de los hospitales psiquiátricos en zonas comercialmente aptas para edificar un hospital público único, como el estadio de La Plata, en una de las pocas zonas verdes realmente existentes de la capital, Parque Avellaneda. Suba de todos los impuestos y tasas municipales –evalúan un aumento de Ingresos Brutos para el año que viene- más algunos servicios, desde cospeles hasta patentes, maquillado de búsqueda de eficiencia, más o menos, porque no tenemos más excusas. Espacio Público elevado a categoría de superministerio, que con la escusa de el terreno es de los vecinos y es innegociable, desalojan cartoneros de barrancas de Belgrano y otros sitios de Dios, cierras puestos ilegales en espacios cajetillas –Caballito, Palermo, San Telmo-, cortan calles para que el tránsito circule, denuncian penalmente al gobierno nacional por abandono de personas mientras buscan demoler viviendas y sus personas dejarlas a la buena de Scioli.

Todo el drástico recorte, la inacción de los gastos, los no aumentos, la reducción del personal, y la suba de los servicios e impuestos buscan un fin sencillo de tan obvio: hacer caja. Mendieta desliza que es para emitir cheque a lo pavote el año que viene, año electoral, donde no se puede perder, de cara al 2011, presidenciable Maurice.

Todas estas medidas tienen, obviamente, su componente político e ideológico. El Pro no sólo es un partido político, que hace política, compuesto de políticos y de técnicos políticos. ¡Además es gobierno! No es sólo político testimonial a là Coalición Cívica Libertadora, además es político administrativo, como representante de la sociedad.

Lo más peligroso de toda esta novedad, a mi juicio, como derecha no peronistal en funciones, es la negación de la política.

Un juez hace una presentación denunciando al Gobierno Porteño y es “un hecho político”, estudiantes revoltosos toman el Mariano Acosta y los estudiantes “no son estudiantes, son políticos”, un grupo ecologista hace una protesta sobre un tema y no son activistas “tenían un contrato político, que esta administración no le renovó”, solo por poner algunos ejemplos.

Los cuadros políticos del Pro le pusieron a la actividad política, “política”, parafraseando a Ferrer, nombre con seducción de insulto.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

...y las medidas que toman como gobierno "no son políticas". Excelente post.

La niña santa dijo...

Es increíble cómo prende el discurso lavadito y despolitizado desde el interior de la propia política!!!!
Abran los ojos! Escuchen un poquitito más allá! A todos los votantes porteños y no porteños (porque este Mauricia si hay algo que tiene, además de incapacidad, es ambición y hasta presidente no para) les digo: NO SON VECINOS! SON CIUDADANOS! AL VECINO LE TOCAN EL CULO EN EL ASCENSOR! EL CIUDADANO TIENE EL PODER DEL VOTO EN SUS MANOS Y PUEDE CAMBIAR ALGO CON ESE PODER! NO A LA VECINDAD, SI A LA CIUDADANIA!
Pero claro, no hay palabra más política que la de ciudadano, que Macri & Co elija decir "vecino común" está diciendo mucho más de lo que creen. Aprendan a escuchar trasversalmenteeeeeeeeeeeee!

Anónimo dijo...

Ayer lei una entrevista a Cafiero en la que le preguntaban su opinión sobre Macri:

–Es parte de esta camada de
dirigentes que habla de capacidad
de gestión. ¿A quién se le ocurre
meterse en política para tapar los
baches de la ciudad?. Para Macri la
política es eso.

Y me causó mucha mucha gracia, pero es mas Cierto que el detergente.

Besos,
Marie

Anónimo dijo...

Ayer me fumé a Rodriguez Larreta con Joaquín Morales Solá(Esperando a Capussotto) y me cayó mal la comida.

JMS, quejándose que cada vez que pasa por la autopista y ve la Villa 31 hacen mas pisos!!! y HRL diciendo que es porque traen a sus parientes del interior y por eso les clausuraron el corralón clandestino.

El próximo lunes para amenizar la espera juro que me veo el Muro de Marley.

Abrazón,
Marie

natanael amenábar dijo...

ja ja, yo lo agarré tarde, lo agarré cuando explicaba cómo habían licitado todos los directores de hospitales. ¿Cuándo vio Morales Solá la Villa 31?

Rodríguez Larreta es menos carismático que Graciela Ocaña.

Anónimo dijo...

Che, buenísimo. Más por favor.

Anónimo dijo...

Ehh, soy el anónimo de arriba. Quería decir que el comentario iba dirigido al post anterior, el de recopilación. Es buenísimo.