17.5.07

Constitución

Tras los disturbios en Río Gallegos, el incendio del hall de la estación Constitución. Más acá de las interpretaciones "sociológicas", que abundan en todos los medios, la pregunta es: ¿hasta dónde resistirá el tejido social argentino este tipo de violencias que va matando el ánimo de convivir? Quemaron las boleterías, la comisaría de tráfico, saquearon los negocios, rompieron todas las máquinas expendedoras automáticas y teléfonos públicos, arruinando el espacio comercial, que había sido primorosamente restaurado un año atrás.

Los opinólogos ignoran lo elemental. La vía que sale de la estación corre sobre una estructura elevada a la altura del primer piso de las casas linderas. Debajo de tales arcos se guarece todo tipo de malvivientes y gente de la calle, hasta que ese trayecto se transforma en una continua villa miseria, a la altura de la calle Alvarado. Sin duda, hubo al principio una protesta de los usuarios, pero los vándalos vinieron corriendo por las vías, y por allí escaparon con lo robado.

Editorial de La Nueva Provincia de hoy. ¡Posta!

4 comentarios:

Pumplafiz! dijo...

1) Dale stop me parece una sección maravillosa. Es mejor que dale play.

2) Me querés decir quien es el infeliz que firma ese artículo que acabás de publicar? Hay que ir a buscarlo a la casa y explicarle algunas cosas, me parece...
No puede ser, viejo, que a esta altura del match haya gente que escribe estas cosas... No aprenden del dolor?

Milagros Mejía P. dijo...

Deben quitarle el carnet de periodista. ¿Si lo tiene? Pero no opino más por que soy extranjera.

natanael amenábar dijo...

Mila, lo que pasa es que el periodista es el dueño de un diario, y lamentablemente en la Argentina no se necesita carnet para ejercer el periodismo.

Este señor periodista se llama Vicente Massot, es historiador -o eso dice cuando edita libros de historia-, fue ministro de Defensa de Menem (nuestro Fujimori+Montesino todo junto) con lo que ese ministerio representa. Tomemos en cuenta que Massot es amigo de más de un jerarca de la cúpula militar genocida, y que cuando murió Camps, jefe de Policía de la última dictadura, le dio la tapa de su diario, como un héroe.

El diario se llama La Nueva Provincia. Es de una ciudad grande de Buenos Aires, que se llama Bahía Blanca. Y se dice que el "dueño" de ese medio es el Grupo Clarín, como con tantos otros medio. De Página/12 a La Nueva Provincia, cubrimos todos los costaditos.

Me fui a la mierda.

nolugareña dijo...

Menos mal que "ensanguchaste" post entre Evo Morales y Bjork, sino iba a empezar mi día laboral con rabia social me salió un versito
Alter - Ideologías
Abracadabrante
Somos Todos
No,radio
Pato
Fin